Francia investiga a grandes productores franceses de pollo

Ante la sospecha de que pactaron precios.

El ministerio francés de Economía mantiene una investigación sobre el sector de los grandes productores de pollo al sospechar que crearon un cartel para pactar precios, según revela hoy el diario Le Figaro.

La brigada policial encargada de combatir el fraude en el consumo ha reunido ya numerosos indicios que apuntan a la existencia de dicho pacto entre los profesionales del sector avícola francés.

Los investigadores detectaron anomalías en los estantes de carne de las grandes superficies desde 2006 y observaron que las etiquetas procedentes de distintos supermercados presentaban curiosas coincidencias.

A ello se sumaron las declaraciones explícitas de un mayorista encargado de comprar, envasar y etiquetar la carne de pollo antes de vender el producto a los distribuidores, quien aseguró que los mataderos fijaban los precios mínimos de venta a los consumidores para todos los productos que se vendieran en grandes cantidades.

Según el mayorista en cuestión, esta práctica es habitual desde hace unos veinte años para los productos etiquetados y desde hace doce para el resto.

Ha llegado incluso a proporcionar a los investigadores cuadros con el precio mínimo aconsejado que le habían enviado directamente empresas como Ronsard, Sovol o Granjas landesas.

Además, dijo que su margen de maniobra para bajar los precios era nulo porque se arriesgaba a quedarse sin el contrato de proveedor. Esta declaración fue luego corroborada por los responsables de carnicería de los supermercados, quienes sostuvieron que la Federación de criadores de pollo definía interprofesionalmente los precios mínimos de venta.

100 investigaciones

La investigación durará todavía unos meses antes de arrojar las conclusiones definitivas que serán luego trasladadas al Consejo de la Competencia para ser juzgadas. El 80% de las infracciones que persigue cada año este Consejo son acuerdos entre grandes grupos para pactar precios.

En 2007, emitió 24 sanciones en áreas tan diversas como los bombones Jeff de Brujas o la PlayStation de Sony. En este momento hay en Francia abiertas alrededor de un centenar de investigaciones, bien por la creación de carteles, bien por abuso de posición dominante.

Ya somos 198.370