Bruselas señala que la implantación de la banda ancha en España es más lenta que la media de la UE

El número de portabilidades realizadas en España le sitúa en tercer lugar del total de Estados miembros.

La implantación de la banda ancha en España continúa creciendo, aunque lo hace a un ritmo lento y por debajo de la media de los Veintisiete, según se desprende del XIII Informe sobre el Mercado Único de las Telecomunicaciones, presentado hoy por la Comisión Europea.

Asimismo, Bruselas advierte de que la operadora histórica, Telefónica, continúa dominando el mercado de banda ancha, aunque apunta que los consumidores españoles se benefician de precios más bajos y más facilidades para la portabilidad gracias, en parte, al alto nivel de competencia en infraestructuras, con operadoras alternativas en el mercado sector.

Según los datos de la Comisión, en enero de 2008 España registró un índice de penetración en banda ancha del 18,3%, lo que supone un incremento de casi tres puntos sobre los resultados del mismo mes un año antes (15,2%). A pesar del crecimiento reconocido por Bruselas, la cifra queda aún por debajo de la media europea (20%).

Entre los progresos destacados por el informe con respecto a España también figura las posibilidades para que el consumidor cambie de operador sin perder su número de teléfono. El número de portabilidades realizadas en España fue de 13,4 millones en telefonía móvil y de 3,01 millones en la red fija, lo que le sitúa en tercer lugar (27,3%) con respecto al resto de Estados miembros, solo por detrás de Finlandia (68%) y de Dinamarca (42,06%).

La comisaria de Sociedad de la Información y Medios de Comunicación, Viviane Reding, lamentó que la conservación del número al cambiar de operador móvil no se aplique de manera uniforme en toda la Unión Europea y consideró que es un "derecho" de los consumidores que la portabilidad sea posible en un solo día laborable, tal y como adoptó el pasado noviembre el Ejecutivo comunitario en una serie de reformas de la reglamentación de las telecomunicaciones. En la actualidad, lograr la portabilidad en un día es posible en Malta e Irlanda, mientas que en España se tarda una media de cinco días y hasta veinte en Italia o Eslovaquia.

Por otra parte, la Comisión constata una tendencia en España hacia la oferta de servicios y paquetes por separado. A finales de 2006, un tercio de residentes que utilizan redes de telefonía fija se han suscrito a ofertas separadas, a pesar de que una quinta parte contrató el paquete de servicios más vendido: una oferta doble que incluye la telefonía fija y acceso a Internet. Por su parte, la oferta de contenidos está cobrando más importancia en el sector del cable y los operadores DSL, con más de la mitad de los clientes de cable suscritos a ofertas triples.

Áreas que deben mejorar

A pesar de que Bruselas señala en su informe que aunque la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) ha sido "pionera" al proponer determinadas medidas liberalizadoras reguladoras, "todavía no ha implementado" algunas de ellas, tales como la referente a la oferta IP o las obligaciones a las que están sujetos los servicios de transmisión, mientras que otras han sido notificadas a Bruselas el año pasado, como el alquiler de líneas completas.

Además, la Comisión pide al regulador nacional que "supervise estrechamente" las obligaciones del operador histórico "especialmente en el ámbito de la separación funcional", tal y como piden el resto de operadores competidores.

También reclama a España reducir "la carga financiera excesiva" que soportan los operadores del mercado de telecomunicaciones en el país, de forma que "debe intensificar la activación de servicios financieros universales" para todo el sector. El Ejecutivo comunitario considera que dicha carga financiera "constituye una barrera crítica a la inversión en su conjunto" en el sector.

Por otra parte, considera que debe facilitar la extensión de las redes de infraestructura "debido a que tanto las operadores de telefonía fija como móvil, todavía se enfrentan a dificultades en forma de procedimientos burocráticos o retrasos".

Por último, la Comisión Europea repara en el aumento de las quejas de consumidores españoles de falta de servicios de telefonía universal que se elevaron del 5,9 al 7,8% en el primer semestre de 2007. En este sentido, el Ejecutivo comunitario recuerda que "el suministro de servicios de telefonía fija continúa siendo un problema en determinadas zonas" del país. A pesar de que "las autoridades españolas han decidido activar el mecanismo para financiar los servicios universales" de telefonía "los operadores del mercado admitieron su preocupación de que este proceso, incluido el establecimiento de un reparto injusto de la carga [financiera], no es ni transparente ni ha sido suficientemente razonado", señaló.

El sector en los Veintisiete

Tras la presentación de los resultados globales del mercado de las telecomunicaciones en la Unión Europea, la comisaria Reding consideró que "sin duda" comienza a dar frutos el "modelo normativo europeo" cuyo objetivo es el de "incrementar la competencia". "No obstante, queda aún trabajo por hacer", advirtió, ya que el 86% de los clientes aún accede a la red fija "a través de la infraestructura del operador histórico" y la competencia en este ámbito es "escasa".

Por otra parte, sólo el 30% de la actividad económica de los principales operadores en la Unión se desarrolla fuera de su mercado nacional, según los datos del informe obtenidos a partir de los facilitados por las autoridades de reglamentación y los operadores del mercado de los distintos países. A juicio de Reding, estas cifras demuestran que "aún no existe un mercado único que resulte atractivo para las empresas y los servicios de dimensión europea".

"Europa sólo será competitiva y los consumidores sólo disfrutarán de una amplia gama de servicios de calidad y asequibles si se abre el mercado único a las empresas", insistió.

El sector de las telecomunicaciones supone alrededor de 300.000 millones de euros (el 2 % del PIB de la UE), habiendo registrado un crecimiento del 1,9 por ciento el pasado año. El pasado 2007 fue también el quinto año consecutivo en que aumentaron las inversiones en el sector, superándose la cifra de 50.000 millones de euros.

Ya somos 192.641