Antonio Jiménez Pinzón, presidente de ATPIOlivar

"Los métodos de producción integrada garantizan alimentos con una alta calidad"

La Asociación Técnica de Producción Integrada del Olivar y FACUA-Consumidores en Acción mantienen un acuerdo de colaboración desde mayo de 2006. El presidente de ATPIOlivar, Antonio Jiménez Pinzón, explica en esta entrevista las características de la producción integrada y sus beneficios para los consumidores.

Pregunta: ¿En qué consiste la producción integrada?

Existe una definición que podríamos calificar como oficial y normalizada, y que asumimos plenamente y que es la siguiente Debe entenderse por producción integrada a un sistema de producción de alimentos que utiliza al máximo los recursos y los mecanismos de regulación de la Naturaleza, respetando y conservando el medio ambiente por lo que asegura a largo plazo una agricultura viable y sostenible, y que además, al basarse en unos exigentes controles, proporciona al consumidor alimentos de la máxima calidad con total seguridad alimentaria. Todo esto, además, la producción integrada lo compatibiliza con el mantenimiento de la rentabilidad de las explotaciones.

De forma más sencilla y precisa, podemos decir que la producción integrada es un sistema de producción y transformación de alimentos que, manteniendo la rentabilidad de las explotaciones, produce alimentos de una alta calidad, respetando el medio ambiente y garantizando la seguridad alimentaria que demanda la sociedad.

¿Qué beneficios tiene para el consumidor el consumo de productos cultivados en la producción integrada?

Debemos decir en primer lugar que la producción integrada se asume y ejerce de forma voluntaria, lo que significa un compromiso del agricultor para aplicar de manera inteligente y racional la metodología de producción de estos alimentos.

En el caso del olivar, los productores, los técnicos y las entidades que aplican la producción integrada colaboran con la Consejería de Agricultura y Pesca de forma activa en el desarrollo de la normativa y se asocian, también voluntariamente, a la Asociación Técnica de Producción Integrada de Olivar (ATPIOlivar), utilizándola como interlocutora para transmitir, discutir y defender todo lo relacionado con la producción integrada.

Estas actitudes compartidas entre los productores y los técnicos es un valor añadido en la confianza que debe generar en el consumidor, ya que evidencian que la aplicación de la producción integrada, además de una forma de producir alimentos es, sobre todo, una forma de entender el compromiso social que se tiene al ejercer la profesión de agricultor.

Respondiendo a la pregunta diremos que los beneficios que tiene el consumidor se pueden deducir desarrollando la propia definición de producción integrada, analizando en varios puntos clave esta filosofía de entender la agricultura y la producción de alimentos:

En la producción integrada se aplican de forma racional una combinación de medidas biológicas, químicas y de cultivo para el control de las plagas y enfermedades, por lo que el uso de productos fitosanitarios se reduce al mínimo posible y siempre bajo prescripción técnica.

En la producción integrada se aplican todas las técnicas y prácticas de cultivo relacionadas con el manejo del suelo, la fertilización, el empleo del agua de riego, etc., de una forma integrada y bajo el control y la dirección técnica de una persona con titulación media o superior y especializada en prácticas agronómicas, con lo que se asegura el cumplimiento de lo que en la pregunta anterior hemos expuesto como pilares de la definición de la producción integrada.

En la producción integrada sólo se admiten productos de la máxima calidad; por ejemplo, en el caso del aceite de oliva, sólo se puede certificar, marcar y etiquetar bajo el sello de Producción Integrada el aceite de oliva virgen extra.

Los alimentos y las actuaciones de las personas o entidades operadoras de producción integrada están sometidos a continuos y exigentes controles e inspecciones por parte de empresas certificadoras independientes, que garantizan el cumplimiento de las normas de producción, manipulación, elaboración, envasado y etiquetado de estos productos y aseguran la inocuidad del aceite certificado.

De esta forma, los alimentos de producción integrada pueden ser amparados y respaldados por la Consejería de Agricultura y Pesca.

Por todo lo anterior, el consumidor de alimentos producidos con los métodos de producción integrada puede tener la seguridad de que consume un producto con una alta calidad garantizada y certificada, que ha sido producido respetando el medio ambiente y cuya trazabilidad y control le proporciona total seguridad alimentaria.

¿Cómo podemos reconocer un producto de producción integrada?

El consumidor puede diferenciar y adquirir su aceite de oliva virgen extra de producción integrada buscando en el etiquetado su logotipo identificativo. Igualmente, la Consejería de Agricultura y Pesca, como hemos dicho anteriormente, ampara esta forma de producir alimentos, por lo que autoriza el uso del distintivo de Calidad Certificada. En ambos casos, se garantiza que se han cumplido todos los controles y requisitos de calidad.

¿Qué aporta a la salud del consumidor el consumo de aceite de oliva de producción integrada?

El aceite de oliva, en sí mismo, es una alimento que cada vez es más reconocido como muy beneficioso para la salud.

Por citar alguna de sus propiedades saludables, diremos que, además de ser un producto totalmente natural (es el zumo del fruto del olivo), se sabe que su ácido oléico es muy beneficioso para prevenir y curar las enfermedades cardiovasculares. Su parte no grasa o insaponificable, responsable del aroma y sabor, contiene potentes antioxidantes y conservantes naturales, fundamentales para el antienvejecimiento de las células, las mantiene jóvenes más tiempo y ayuda a prevenir la aparición del cáncer. El aceite de oliva contiene vitamina E, fundamental para la protección de los tejidos y es una potente ayuda para el mantenimiento de la piel, de una forma natural y no añadida o sintetizada, como ocurre con otros aceites que requieren refinación para ser comestibles.

Además de estas y otras muchas cualidades saludables que tiene el aceite de oliva, si es un aceite de oliva producido con métodos de producción integrada, el logotipo de su etiqueta nos asegura que es de la máxima calidad (virgen extra), que contiene todos los atributos de un zumo de un fruto recolectado en el momento óptimo, que no contiene residuos de pesticidas, por lo que además de ser un alimento beneficioso para la salud, tenemos la seguridad de que su consumo nos va a proporcionar satisfacción a nuestros sentidos del gusto y del olfato y, lo más importante, que podemos consumirlo con total tranquilidad.

Ya somos 198.027