FACUA advierte que las medidas para reducir el alcoholismo juvenil deben centrarse en acciones contra la incitación al consumo, no contra los consumidores

La Federación demanda la prohibición de la publicidad de alcohol en la vía pública, televisión, eventos culturales y deportivos.

La Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (FACUA) valora de forma positiva que el Gobierno central se esté por fin planteando medidas para intentar reducir el consumo de alcohol entre niños y adolescentes pero advierte que sería una auténtica hipocresía centrar las medidas legislativas en acciones contra los consumidores y no contra las empresas que llevan décadas incitando al consumo presentando una imagen idealizada e irreal del alcohol.

FACUA lleva años denunciando los mensajes utilizados por la industria del alcohol para incitar a los jóvenes al consumo ante la permisividad de las administraciones públicas, que hasta la fecha no han actuado contra estas empresas. Los anunciantes presentan las bebidas alcohólicas a los jóvenes como símbolos para expresar la independencia, rebeldía y madurez e instrumentos para lograr el éxito social y sexual.

La Federación demanda la prohibición de la publicidad de bebidas alcohólicas en la vía pública y en cualquier lugar donde no se permita su consumo, además de en la televisión, eventos culturales y deportivos, en los medios dirigidos a menores y en los de titularidad pública. FACUA pide también que se prohíba que estos anuncios sugieran que el alcohol es un instrumento para lograr la solución de problemas y el éxito en las relaciones sociales o sexuales.

FACUA advierte que la solución a la problemática del alcohol entre niños y adolescentes no debe basarse en medidas represivas contra los jóvenes, tales como la prohibición del consumo en la calle, que serían ineficaces, sino en el fomento de otras alternativas de ocio, campañas educativas y acciones contundentes contra los mensajes peligrosos de la industria de las bebidas alcohólicas y quienes venden alcohol a menores. Para todo ello, indica la Federación, será necesaria la colaboración del Gobierno central con los autonómicos y los ayuntamientos así como con las organizaciones ciudadanas y los empresarios.

La Ley General de Publicidad de 1988 ya preveía la elaboración de una norma que regulase la publicidad de bebidas alcohólicas, pero ningún Gobierno ha asumido esta carencia legislativa hasta la fecha. Ahora, advierte FACUA, no puede aprobarse una normativa de mínimos, porque la industria ha demostrado a quiénes y cómo pretende vender su producto sin que parezca importarle sus consecuencias.

Ya somos 198.309