El regulador británico de la energía investiga a Scottish Power, filial de Iberdrola, por abuso de posición dominante

La eléctrica SSE también está en el punto de mira de Ofgem.

El regulador británico de la energía, Ofgem, ha abierto una investigación a la filial de Iberdrola Scottish Power y a la eléctrica SSE por un presunto caso de abuso de posición dominante, anunció hoy el organismo.

Esta decisión ha sido adoptada en respuesta a una queja formal acerca de un presunto caso de abuso de posición dominante en el mercado de generación de electricidad surgido en torno a restricciones a la capacidad de transmisión en las redes eléctricas.

Fuentes de la matriz Iberdrola indicaron a Europa Press que la compañía está "dispuesta a colaborar en todo lo posible" con la investigación y aseguraron que la eléctrica "siempre ha actuado de acuerdo con la ley y con la normativa de libre mercado".

Ofgem, que dice haber realizado pesquisas informales, explica que esta investigación se desarrolla al margen de otra lanzada el pasado 21 de febrero acerca del mercado de suministro eléctrico en Reino Unido.

En esta ocasión, se investiga la actividad de Scottish Power y de SSE a la luz del Acta de Competencia de 1998, en la que se prohíbe el abuso de cualquier posición dominante por uno o más de sus actores que deteriore la actividad de libre mercado.

El regulador invoca además la legislación comunitaria. El artículo 82 del Tratado de la Unión Europea prohíbe explícitamente el abuso de posición dominante cuando afecta la actividad comercial entre estados miembros.

Scottish Power fue adquirida a finales de 2006 por Iberdrola. La compañía dispone de una red eléctrica de 4.000 kilómetros, así como 3,4 millones de puntos de suministros. La compañía tiene una capacidad de generación de 6.000 megavatios (MW) y dispone de 100.000 metros cúbicos de gas almacenado.

Ya somos 190.934