FACUA pide hechos, y no palabras, que reconozcan a las asociaciones de consumidores como agentes económicos y sociales

La Federación demanda el respeto a su independencia política y exige mayores niveles de participación y apoyos económicos.

La Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (FACUA) celebra este año el Día Mundial de los Derechos de los Consumidores, que tiene lugar el 15 de marzo, recordando al Gobierno andaluz su gran asignatura pendiente con el movimiento de consumidores, su reconocimiento real y efectivo como agentes económicos y sociales.

FACUA pide hechos, y no palabras, que reconozcan a las asociaciones de consumidores como auténticos agentes económicos y sociales. "Sería inaceptable que este papel no fuese asumido en el nuevo texto de la Ley de los Consumidores y Usuarios de Andalucía -que será modificada en breve- y en el Plan Estratégico de Protección al Consumidor", advierte Francisco Sánchez Legrán, presidente de FACUA, que también reclama respeto a su independencia política.

"El movimiento consumerista andaluz tiene ya más de veinte años y la Junta de Andalucía todavía no le ha situado en el lugar que le corresponde, ni en sus niveles de participación ni en el establecimiento de ayudas públicas dignas que le permita desarrollar la labor que le encomienda la ley", indica Sánchez Legrán.

"Nos hemos ganado a pulso el papel de interlocutores de los consumidores frente a las administraciones y los empresarios, pero la Junta de Andalucía todavía no ha dado el paso de reconocer que el Mercado no sólo funciona con la patronal y los sindicatos", continúa el presidente de FACUA. "Sin los consumidores, no hay Mercado, y sin diálogo real con sus interlocutores, el Gobierno estará tomando decisiones de espaldas a los consumidores".

El presidente de FACUA reclama mayores niveles de participación en la toma de decisiones que afectan a los consumidores. "No pedimos concesiones, sino el estricto cumplimiento de la Constitución y la Ley General para la Defensa de los Consumidores", asevera Sánchez Legrán.

"Es inconcebible", lamenta, "que la Junta de Andalucía vaya a aprobar cambios sustanciales a la Ley de Comercio Interior de Andalucía sin haberlos consensuado con las asociaciones de consumidores, como también lo sería que hiciese lo mismo con la propia Ley de los Consumidores y Usuarios de Andalucía, pero nos tememos que va a ocurrir así".

"Las asociaciones de consumidores somos ayudadas para que colaboremos, para que existamos, para que legitimemos el sistema", advierte Sánchez Legrán. "Pero cuando desde nuestra independencia actuamos de forma crítica o reclamamos mayores niveles de participación o más apoyos económicos para poder cumplir el mandato que nos otorga la Ley, nos convertimos en entidades molestas que hay que controlar y mantener a cierta raya, para que no nos pasemos".

"Los hechos", continúa el presidente de FACUA, "sólo nos demuestran que los distintos responsables de los poderes públicos olvidan el mandato constitucional y el de nuestras leyes y actúan en la práctica como si ellos fueran los que conceden a las asociaciones de consumidores la 'gracia' de darles algunos niveles de participación, de otorgarles algunas subvenciones, o de consultarles en ciertas ocasiones". "Lo hacen", concluye, "obviando que están obligados a ello por imperativo legal, pues sólo así se puede entender la obligación que tienen por ley de establecer, sobre bases firmes y directas, los procedimientos eficaces para la defensa de los consumidores y el marco legal para favorecer el desarrollo óptimo de su movimiento asociativo".

Ya somos 203.614