Merck usó 'autores fantasma' en estudios sobre el Vioxx

El antiinflamatorio fue retirado del mercado en 2004.

El laboratorio estadounidense Merck utilizaba empleados como negros y tomaba prestados nombres para redactar estudios clínicos y otros artículos sobre Vioxx, antiinflamatorio retirado del mercado en 2004, según un análisis de documentos publicado el martes del que se ha hecho eco la agencia AFP.

Los estudios y ensayos clínicos cuestionados fueron a veces atribuidos a un reconocido investigador que tenía poco que ver con estos trabajos y tampoco revelaba como habían obtenido la financiación del laboratorio, según afirman los autores del informe publicado en el Journal of the American Medical Association (JAMA) del 16 de abril.

Los doctores, entre ellos Joseph Ross, de la facultad de medicina Mount Sinai, de Nueva York, examinaron con detenimiento una serie de artículos médicos publicados sobre Vioxx (rofecoxib), un antiinflamatorio no esteroideo que está relacionado a un fuerte incremento de los accidentes cardiovasculares con un 30 a 40% de ellos mortales.

Los autores de la investigación también analizaron los documentos provenientes de un juicio contra Merck que finalizó con un acuerdo colectivo en 2007. El reciente proceso relacionado a Vioxx, se convirtió en una ocasión ideal para examinar el fenómeno de negros y de prestadores de nombres para las publicaciones de bio-medicina, de las que se sospechaba, pero sobre las que se carecía de elementos para documentar, explicó Ross.

En su conjunto los investigadores utilizaron 250 documentos. "Este análisis de documentación de la industria relacionada con rofecoxib revela que Merck recurría sistemáticamente a la estrategia de utilizar 'negros' o prestadores de nombres para su literatura médica", concluyen los investigadores.

"Estos documentos indican también que las firmas de las publicaciones médicas abastecían de borradores de manuscritos casi completos para ser editados por los autores", precisa Ross. A su vez, cita otros documentos según los que Merck pagaba honorarios a investigadores para que aceptaran firmar estudios o ensayos clínicos redactadas por otras personas y no por ellos.

Ross precisa que el 92% (22 en 24) de los ensayos clínicos publicados mencionan el apoyo financiero de Merck, pero un 50% (36 en 72) de los artículos analizado no precisan si el autor había o no dicho que recibió una paga o compensación financiera de Merck.

"Esperamos que nuestro trabajo impulse la discusión sobre la forma de mejorar la integridad de la investigación médica", escribió Ross. "La profesión médica y la industria farmacéutica deberían aceptar la idea que toda colaboración debe ser realizada con los más altas exigencias", finalizó.

Ya somos 203.747