Italia investiga a 80 personas por un presunto fraude a gran escala en las ayudas europeas al tabaco

Se solicitaron fondos agrícolas para el cultivo de 900.000 toneladas de tabaco que en realidad no existían.

La oficina europea de lucha antifraude (OLAF) informó ayer de que las autoridades italianas investigan a un total de ochenta personas por su presunta implicación en un fraude a gran escala contra las arcas comunitarias.

El fraude consistió en solicitar fondos agrícolas de la Unión Europea para el cultivo de 900.000 toneladas de tabaco que en realidad no existían y, a pesar de que las subvenciones ilegales no han sido recuperadas aún, sí se han impuesto multas administrativas por valor de 20 millones de euros.

Los Carabinieri italianos descubrieron el fraude por el que están investigando a productores, transformadores y empresas de transportes. Por su parte, la OLAF participó en esta operación, bautizada como Ghost Tobacco (Tabaco Fantasma en inglés), a través de controles realizados en Luxemburgo, Países Bajos, Francia, Austria y Rumanía ya que el sistema de fraude empezaba a propagarse desde Italia hacia otros países.

Las autoridades italianas han investigado este caso durante los últimos diez meses y se descubrieron dos tipos del mismo fraude. Con el primer sistema se simulaban envíos del tabaco ficticio a empresas extranjeras, con el fin de disimular ante los organismos transalpinos la inexistencia del producto y, además, evitar pagar impuestos añadidos.

En el segundo caso, se trataba de un fraude de tipo carrusel, de modo que un primer productor abastecía de tabaco a un transformador, éste lo reenviaba a un segundo productor quien, a su vez, lo hacía llegar a un segundo transformador y así sucesivamente. De este modo, cada transacción del producto permitía solicitar nuevos fondos comunitarios.

Ya somos 198.329