Distribuido en la mayoría de países de la UE

Sanidad recomienda no consumir aceite de girasol tras detectarse en Francia un aceite contaminado procedente de Ucrania

FACUA considera lamentable que el Ministerio no le haya informado y ve contradictorio que asegure que no hay riesgo para la salud.

El Ministerio de Sanidad y Consumo ha alertado este viernes de la detección en Francia de un aceite contaminado por hidrocarburos alifáticos procedentes de aceites minerales, producido en Ucrania y distribuido a la mayoría de países de la Unión Europea, entre ellos España.

Ante su posible consumo, Sanidad asegura que "no hay riesgo para la salud", porque los procesos de refinado y dilución del aceite sitúan la contaminación en "niveles mínimos", asegura.

¿No hay riesgo pero no debe consumirse?

Sin embargo, recomienda no consumir aceite de girasol y, en caso de tener alguna botella en el domicilio, aconseja retenerlo sin consumir hasta que se informe acerca de las marcas que pueden utilizarse sin reserva alguna.

"Aunque hay análisis que constatan que parte de la mercancía importada no está contaminada, por el principio de precaución, se está tratando todo el producto como sospechoso hasta que se tenga la absoluta certeza de qué cargamentos están libres de contaminación", explica.

FACUA-Consumidores en Acción valora que la información hecha pública por el Ministerio resulta claramente contradictoria, al asegurar que no hay riesgo para la salud pero recomendar que no se consuma ningún aceite de girasol como medida de precaución.

Críticas de FACUA

Asimismo, considera lamentable que el Ministerio no haya informado de la situación a FACUA y al resto de organizaciones de consumidores más representativas del país. La asociación espera que Sanidad y Consumo convoque una reunión de urgencia con las principales asociaciones de consumidores para trasladarles todos los datos sobre el caso y las mantenga informadas sobre su evolución.

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan), en representación de Sanidad, y miembros del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino ya han reunido a las empresas importadoras de aceite de girasol (Afoex) para conocer el destino del aceite procedente de Ucrania que haya llegado a España desde el mes de febrero.

Según la información recabada hasta el momento, la gran mayoría del aceite potencialmente contaminado (por sospecha de origen) está fuera de la cadena alimentaria o en fase de retirada antes de su comercialización. Así, las empresas importadoras ya han indicado a sus clientes que retengan la mercancía y paralicen el procesado y envasado de este producto. No obstante, hasta que no se recaben los datos de las empresas de distribución es imposible asegurar que una parte del aceite sospechoso no haya llegado al consumidor final.

Por otra parte, la Aesan ha celebrado esta tarde una reunión con las asociaciones que engloban a las pequeñas y grandes superficies comerciales y con la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) para garantizar que no se saca al mercado aceite sospechoso y para conocer las marcas que podrían estar afectadas por la contaminación.

Además, ya ha difundido esta información por la red de alerta a todas las comunidades autónomas. Red de la que no forman parte las asociaciones de consumidores, recuerda FACUA.

Ya somos 191.346