Aceite de girasol contaminado

El presidente de la Aesan dice que ha sido una "alerta 'light'" cuyo "resultado" es que "nadie haya tenido que ir a un hospital"

Sin embargo, <b>Félix Lobo</b> añade que los consumidores pueden utilizar sin problemas el aceite que tenían en sus casas el viernes.

El director de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan), Félix Lobo, ha calificado hoy de "alerta 'light'" lo ocurrido con el aceite de girasol y asegura que su "resultado" ha sido que "nadie haya tenido que ir a un hospital".

En una entrevista no exenta de contradicciones, Lobo ha asegurado en el programa Hoy por hoy, de la Cadena SER, que "ya todo el aceite que hoy está en los estantes de los supermercados, de los hiper, etc., es un aceite que está garantizado que no procede de Ucrania y por tanto no tiene ni siquiera sombra de sospecha de que pueda causar ningún problema".

"En 72 horas hemos conseguido retirar unas 3.500 toneladas según me informan de 359 hipermercados, 14.584 supermercados y ahora estamos seguros de que los consumidores pueden sin ningún problema comprar ese aceite y consumirlo", ha dicho el presidente de la Aesan.

Y ello sin aclarar, advierte FACUA-Consumidorse en Acción, a qué cadenas de supermercados e hipermercados en concreto se refiere y obviando que en España, el aceite de girasol no sólo se vende en ese tipo de establecimientos y que incluso las marcas propias de las grandes cadenas son comercializadas, de una forma irregular, en muchos pequeños comercios.

"La prohibición absoluta de comprar nos pareció que era una medida no adecuada a las circunstancias", ha señalado Lobo. "Además la legislación exige unas condiciones muy específicas para dar una orden tan drástica, tan dura. Nosotros pensamos que los consumidores españoles son mayores de edad y entienden perfectamente las cosas y así se está demostrando y que podíamos hacer diríamos una alerta 'light', ¿no? Decir: miren ustedes, durante un par de días o tres días, absténganse de consumir".

"El resultado es que no tenemos ninguna persona intoxicada"

"¿Y qué hemos conseguido con eso desde el punto de vista sanitario? Porque a veces yo creo que no se entiende bien y esto conviene aclararlo: hemos conseguido que efectivamente durante unos días la exposición de la población española en términos epidemiológicos, hablando del conjunto de la población, haya bajado radicalmente. Y efectivamente el resultado es -y es por lo que estamos contentos-, bueno, no tenemos ninguna persona intoxicada, ninguna noticia de que nadie haya tenido que ir a un hospital. Y eso es lo que queríamos: bajar el nivel de exposición drásticamente".

"Por eso, si hubiéramos sabido que era una contaminación, un veneno o algo, por supuesto hubiéramos dado una orden radical ya pura y dura de no consumir, retirar, etc., etc. Ésta no era la situación", ha añadido.

"Una conducta muy reprochable que no es achacable a nadie en España"

"Efectivamente estamos afinando cada vez más en la protección a los ciudadanos y yo creo que los ciudadanos lo han entendido. Hemos dicho: miren ustedes, hay alguna sombra de duda, es decir, yo creo que todos tenemos que ser conscientes de que estamos pagando una conducta muy reprochable que ha tenido lugar fuera de nuestras fronteras que no es achacable a nadie en España, ni a las empresas ni a las autoridades ni por supuesto a los consumidores, etc. Es decir, en otro país se han hecho las cosas muy mal y nosotros estamos pagando esa conducta reprochable, totalmente inapropiada de los exportadores de aceite de girasol de más allá de nuestras fronteras", ha señalado el presidente de la Aesan.

FACUA cree que todavía está por ver si las empresas que han importado el aceite contaminado de Ucrania están realmente exentas de responsabilidad, al no haber detectado las irregularidades antes de introducir el producto en la cadena alimentaria.

"Nosotros nos hemos tenido que proteger y hemos hecho que prime el principio de precaución sobre cualquier otra cosa", ha dicho Lobo. "Yo lo explico con un símil", indicó: "Cuando vamos en un avión vemos que al aterrizar el piloto apaga las luces de la cabina, aunque la probabilidad de que el avión se estrelle es bajísima, es de una entre un millón o dos millones, pero sin embargo todos los aviones apagan las luces de la cabina por precaución, por ser extremadamente precavidos".

El mismo aceite que no debía consumirse el viernes ¿ya puede tomarse hoy?

Con respecto al aceite que los consumidores tienen en sus casas, ha indicado: "Pensamos que la toxicidad aguda es seguramente nula, absolutamente con toda seguridad, pues entonces no hay problema en consumir esas botellas". Tras señalar que el riesgo sería de "toxicidad crónica" por un consumo reiterado, Lobo planteó: "¿que tenemos una botella en casa? Pues no hay problema porque la podemos consumir". Y lo hizo segundos después de advertir que la alerta del viernes había evitado intoxicaciones y visitas hospitalarias.

Ya somos 198.102