La telefonía móvil ocupa hasta la mitad de los anuncios de las revistas dirigidas a los adolescentes

FACUA denuncia que los menores son uno de los principales objetivos de la industria, pese a que prestigiosos estudios desaconsejan el uso de móviles antes de los 16 años.

La polémica internacional sobre los posibles riesgos de la telefonía móvil ha provocado que los niños hayan dejado de protagonizar sus anuncios, pero los menores continúan siendo uno de los objetivos más preciados de la industria. Esta es una de las conclusiones de un estudio realizado por el departamento de Control y Análisis de la Publicidad de la Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (FACUA) sobre la publicidad insertada en revistas de público fundamentalmente infantil y adolescente.

Y es que los anuncios del sector ocupan un porcentaje más que destacado en todas las revistas analizadas (Bravo, Superpop, Ragazza, Vale y You). Alcanzan o superan la mitad del los anuncios de Superpop, Vale y Bravo. En You suponen la quinta parte de los productos anunciados y casi la sexta en Ragazza.

Los logos y melodías para los teléfonos son los protagonistas de estos anuncios, pero también los operadores de telefonía se anuncian en estas revistas. Movistar se anuncia en tres de las seis publicaciones analizadas, mientras que Vodafone lo hace en dos de ellas.

FACUA considera que el Gobierno debe trabajar seriamente por evitar que el uso de los teléfonos móviles continúe fomentándose en la infancia dado que prestigiosos estudios advierten que los niños no deberían utilizar estos aparatos.

En su informe de 2001Móviles y Salud: Algunos datos que los consumidores deben conocer, la Federación reseña estudios como el Informe Steward, realizado hace dos años por encargo del gobierno británico, que desaconseja el uso de teléfonos móviles por niños y adolescentes menores de 16 años y advierte que esta industria debería abstenerse de dirigir a este sector de la población su publicidad.

El catedrático de biología británico Sir William Steward desaconseja el uso de móviles por niños y adolescentes menores de 16 años ya que si la exposición a ondas electromagnéticas provocara efectos nocivos para la salud, éstos serían, en todo caso, más vulnerables a dichos efectos que los adultos, dado que sus cráneos son más delgados y absorben más fácilmente las radiaciones. Steward dirigió el denominado Grupo de Expertos Independientes en Teléfonos Móviles, constituido por el Departamento de Salud del Gobierno británico para la realización de un estudio sobre los posibles efectos de la telefonía móvil en la salud.

"Se sabe que tanto la predisposición genética como la edad pueden determinar las consecuencias de estos aparatos", indica Steward, que recomienda adoptar todas las precauciones posibles hasta que se demuestre científicamente cuáles son los efectos que provoca la exposición a estas radiofrecuencias.

Otro estudio, realizado en EE.UU. por el doctor Om Gandhi, de la Universidad de Utah (EE.UU.) reveló que las radiaciones de la telefonía móvil penetran hasta un 50% más en los niños que en los adultos.

Por su parte, en el informe de marzo de 2001 Los efectos fisiológicos y medioambientales de la radiación electromagnética no ionizante, realizado por encargo del Parlamento Europeo, se desaconseja "enérgicamente que los niños (sobre todo los adolescentes) utilicen de forma prolongada y sin necesidad teléfonos móviles por su creciente vulnerabilidad a efectos perjudiciales para la salud".

Este informe, reseñado por FACUA en su estudio, continúa indicando que "la industria de la telefonía móvil debería evitar fomentar el uso prolongado de teléfonos móviles por parte de los niños utilizando tácticas publicitarias que explotan la presión de los compañeros y otras estrategias a las que los jóvenes son susceptibles, como la utilización (ahora interrumpida) de personajes Disney en los teléfonos".

"Algunos segmentos de la industria han ignorado deliberadamente los hallazgos científicos que sugieren la existencia de efectos negativos para la salud y han seguido manteniendo que los teléfonos móviles son seguros para todos los consumidores, incluidos los niños". Así de tajante se muestra el científico norteamericano George Carlo en una carta dirigida a los líderes de las principales empresas de telefonía móvil, para las que trabajó durante años en el programa de investigación Wireless Technology Research, según señala el informe de FACUA.

Ya somos 204.012