Bruselas pregunta a industria y consumidores si ven necesario imponer un tope por ley al precio de los SMS en 'roaming'

El Ejecutivo comunitario quiere conocer también qué mejoras pueden introducirse en el reglamento sobre <i>roaming</i>, que entró en vigor el 30 de junio de 2007.

La Comisión Europea lanzó hoy una consulta pública cuyo objetivo es recabar la opinión de los operadores de telefonía móvil, las empresas y las asociaciones de consumidores sobre si es necesario o no imponer por ley un tope al precio del roaming para los mensajes de texto (SMS) y la transmisión de datos, como ya se ha hecho para el uso del móvil en el extranjero.

La comisaria responsable de Sociedad de la Información, Viviane Reding, ya ha dicho en reiteradas ocasiones que las tarifas para enviar SMS y datos desde el extranjero siguen siendo excesivamente altas, y ha advertido que antes de final de año decidirá si es necesario elaborar una norma comunitaria que limite los precios que pueden cobrar las compañías telefónicas.

Antes de tomar una decisión final, quiere consultar con todas las partes interesadas, que pueden enviar su opinión a Bruselas hasta el 2 de julio de 2008.

El Ejecutivo comunitario quiere conocer también qué mejoras pueden introducirse en el reglamento sobre roaming, que entró en vigor el 30 de junio de 2007. Esta norma obliga a las compañías a ofrecer a sus clientes una eurotarifa para el uso del móvil en el extranjero, cuyo importe es de 49 céntimos de euro por minuto para las llamadas realizadas y 24 céntimos para las recibidas. Este tope se reducirá respectivamente a 46 y 22 céntimos a partir del 30 de agosto de 2008, y a 43 y 10 céntimos el 30 de agosto de 2009.

El reglamento expira el 30 de junio de 2010 y obliga a la Comisión a presentar un informe sobre su eficacia antes de que termine 2008. Además de la cuestión de los SMS y los datos, Bruselas quiere conocer la opinión de operadoras y consumidores sobre el impacto que ha tenido la norma en las pequeñas compañías y si ha provocado un aumento en los precios de las llamadas nacionales.

El Ejecutivo comunitario pregunta además sobre cómo puede resolverse el problema de la itinerancia involuntaria, que se produce cuando los consumidores utilizan su teléfono móvil cerca de la frontera de un país vecino y son conectados a una red extranjera.

La Comisión está también preocupada por la posibilidad de que el reglamento haya dado lugar a una tendencia negativa de abandono de la facturación por segundos a favor de la facturación por minutos. En España, la Ley de Mejora de Protección de los Consumidores y Usuarios prohíbe los redondeos y obliga a los operadores a facturar en segundos.

Finalmente, Bruselas quiere saber si es necesario prorrogar la duración del reglamento más allá de 2010.

Ya somos 190.311