FACUA demanda a Soria que acate una sentencia del Supremo y recomponga el Consejo de Consumidores y Usuarios

El requisito que impidió la entrada de FACUA ha sido declarado nulo por el alto tribunal.

FACUA-Consumidores en Acción ha demandado al ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria, que acate una sentencia del Tribunal Supremo y recomponga el Consejo de Consumidores y Usuarios (CCU). El requisito que impidió la entrada de FACUA ha sido declarado nulo por el alto tribunal al carecer de cobertura legal.

FACUA pidió una reunión al ministro hace más de un mes para analizar la necesaria recomposición del CCU a raíz de la sentencia dictada el pasado 5 de febrero por la Sección Cuarta de la Sala Tercera de lo Contencioso-Administrativo del Supremo.

En la sentencia, el alto tribunal declara "nulo" el artículo 3.6 del Real Decreto 894/2005, de 22 de julio, por el que se regula el Consejo de Consumidores y Usuarios. En él se establece como requisito de las asociaciones para formar parte del CCU estar "inscritas en el libro de registro del Ministerio de Sanidad y Consumo con una antigüedad mínima de inscripción de cinco años". La sentencia indica que tanto "la inscripción en el registro" como "la exigencia temporal que añade" la norma "carecen de cobertura legal".

La sentencia estima parcialmente un recurso presentado por Ausbanc en octubre de 2005 y determina que "esa restricción es insostenible" ya que "lo único que a estos efectos debe contar es la representación que ostenten las asociaciones y que se podrá acreditar por los medios que la Administración posee para ello".

Tal y como FACUA señaló al Instituto Nacional del Consumo en su día, la sentencia del Supremo indica que "una asociación recientemente constituida puede poseer una implantación muy superior a otras que lleven mayor tiempo de actividad y que por el número de asociados que acredite, por los medios con los que cuente, etc... pueda ser más representativa que otras muchas y pueda alcanzar las condiciones que le permitan pasar a formar parte de las seleccionadas".

En una carta remitida a Soria el pasado 30 de abril, FACUA le recalca que fue privada en 2006 de su "legítimo derecho" a formar parte del CCU. Y ello "ha supuesto una importante discriminación en el tratamiento recibido por esta organización por parte del Ministerio", desde el que incluso se la ha minusvalorado públicamente al manifestar que no formaba parte del CCU "por no ser una organización representativa", como ocurrió cuando estalló el caso Fórum y Afinsa.

FACUA ha pedido al ministro que valore "las consecuencias injustas que la no pertenencia al CCU está teniendo para esta organización", las cuales están "limitando", que no evitando, su "crecimiento y expansión". Entre otras, se la ha "excluido de los trámites de audiencia de normas que afectan a los consumidores" y se le ha privado de subvenciones públicas.

En este sentido, la asociación solicitó a Soria hace más de un mes "medidas provisionales" para garantizar una distribución más equitativa de las subvenciones que concede el Instituto Nacional del Consumo en 2008.

Por no pertenecer al Consejo, el INC niega a FACUA cada año toda ayuda en materia de funcionamiento e infraestructura, además de utilizar su supuesta falta de representatividad –basada en un criterio anulado por el Supremo- para condicionar a la baja las subvenciones para el desarrollo de programas dirigidos al conjunto de consumidores. FACUA está, de hecho, a la cola de las subvenciones otorgadas por el INC al movimiento de consumidores.

Ya somos 198.069