España pedirá cambiar la legislación de la UE para que las etiquetas de los alimentos informen sobre el gluten

Algunos alimentos, aun exentos de gluten en su composición genuina, pueden contenerlo.

España pedirá durante la reunión de ministros de Empleo, Asuntos Sociales y Sanidad que se celebra los días 9 y 10 de junio en Luxemburgo cambiar la legislación de la Unión Europea para que las etiquetas de los alimentos incluyan una "información completa" sobre la presencia de gluten con el objetivo de proteger a los enfermos celíacos.

La enfermedad celíaca es una intolerancia permanente al gluten, presente en las harinas de trigo, centeno, cebada y avena. No requiere tratamiento farmacológico ni de otro tipo, pero constituye un "importante problema de salud pública" ya que para su control es obligado que las personas que la padecen observen una dieta exenta de gluten durante toda la vida.

Sin embargo, "el examen exhaustivo" del etiquetado de los alimentos por parte de las personas afectadas no garantiza su protección, según se denuncia en el documento de discusión presentado por España al resto de Estados miembros. "Algunos alimentos de consumo ordinario, aun exentos de gluten en su composición genuina, pueden contenerlo, y la vigente legislación en la UE no garantiza que se declare en todos los casos", señala el texto.

Además, las disposiciones comunitarias en materia de etiquetado, que obligan a declarar detalladamente todos los ingredientes presentes en los alimentos, han dado lugar a efectos indeseados.

Ante la ausencia de regulación de límites precisos de gluten, muchas empresas han optado por declarar su presencia accidental, para no correr el riesgo de incumplir esta legislación e incurrir en responsabilidad. Estas declaraciones precautorias (tipo puede contener) tienen como resultado, según España, un "innegable empobrecimiento de la alimentación global del enfermo celíaco, que ve limitadas sus opciones a los alimentos especiales".

Otro problema es que las declaraciones de esa naturaleza, anunciando la presencia de gluten en el producto, no responden a un precepto claramente establecido: el recurso a su inclusión en el etiquetado es voluntario, lo que propicia que un producto potencialmente tóxico para los enfermos celíacos pueda estar legalmente en el mercado sin ninguna advertencia.

Por todos estos motivos, España reclama una regulación de la UE que garantice "el más alto grado de protección" de los celíacos. Ello no supondrá un perjuicio para las empresas ya que al darse una información completa sobre la presencia de gluten en los productos se produciría un "incremento importante" de los hipotéticos compradores.

La delegación española sostiene que las futuras disposiciones de la UE en materia de dietéticos resolverían una "parte importante" de los problemas, pero no todos. Y alerta de que los problemas "quedarían cerrados en falso" si se tratan de resolver exclusivamente mediante la declaración de ingredientes que impone la normativa comunitaria, ya que esta solución "dejaría sin resolver el problema de la contaminación adventicia de los alimentos convencionales".

Ya somos 198.029