Eléctricas

FACUA calcula que la cifra de familias con derecho a la "tarifa social" es muy inferior a los más de 4,5 millones anunciados por Sebastián

A los 4,3 millones de clientes que hoy se acogen a potencias de menos de 3 kW habrá que descontar segundas residencias, comunidades de propietarios y negocios, además de las familias que hacen uso de una potencia superior a la contratada.

FACUA-Consumidores en Acción calcula que la cifra de consumidores que tendrá derecho a la denominada "tarifa social" es muy inferior a los "más de 4,5 millones de familias" que anunció ayer el ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián.

FACUA indica que 4,3 millones de clientes se acogen actualmente a las potencias de menos de 3 kW, la 1.0 (hasta 1 kW) y la 2.0.1 (hasta 2,5 kW), según datos publicados por la Comisión Nacional de la Energía (216.931 clientes con tarifa 1.0 y 4.086.585 con tarifa 2.0.1, según recoge la CNE en un informe del pasado septiembre).

Para calcular qué porcentaje de esos 4,3 millones de clientes podrán solicitar la "tarifa social", hay que descontar cientos de miles de segundas residencias, comunidades de propietarios y negocios de autónomos, pequeñas y medianas empresas, además de las familias que hacen uso de una potencia superior a la que tienen contratada.

En España hay 1,9 millones de edificios con varias viviendas familiares (1.930.825 edificios con varias viviendas familiares o principalmente con viviendas familiares compartidas con locales, según el censo de población del INE de 2001). Éstos requieren la contratación del suministro eléctrico para el edificio, independiente de los de sus habitantes, y un porcentaje importante tiene contratada una tarifa con una potencia no superior a 2,5 kW.

En cuanto a los negocios con potencias contratadas que no superan los 2,5 kW, se trata de un porcentaje de los más de 1,5 millones de locales comerciales y oficinas que existen en España (según el último censo del INE).

Asimismo, FACUA recuerda que un importante número de clientes están acogidos a la tarifa 2.0.1, con una potencia máxima de 2,5 kW, cuando en realidad hacen uso de una muy superior. La inexistencia de limitadores de potencia en millones de viviendas viene provocando que muchos usuarios no hayan aumentado la potencia contratada pese a la compra de nuevos electrodomésticos que lo requieren, como aparatos de climatización, ordenadores personales, televisores con pantallas de plasma o LCD, consolas de videojuegos...

Vincularla a la renta y no a la potencia

FACUA considera que una tarifa con un auténtico carácter social debe vincularse a la renta de los usuarios y no sólo a la potencia contratada, ya que si se configura atendiendo sólo a este parámetro una gran masa de consumidores con rentas bajas y consumos nada despilfarradores serán excluidos de la misma.

Por ejemplo, al implicar una potencia inferior a los 3 kW, no podrán acogerse a la "tarifa social" familias que pretendan realizar un consumo tan básico como el uso simultáneo de un frigorífico, un aparato de climatización y una lavadora.

Además, un consumo elevado no va necesariamente aparejado a la contratación de un término de potencia alto. Por ejemplo, a lo largo de un día pueden ponerse perfectamente veinticinco lavadoras con una tarifa de menos de 3 kW.

Ya somos 203.745