FACUA lamenta la pasividad de las autoridades sanitarias ante la 'caza de niños' de la industria tabaquera

Demanda a las administraciones que dejen de echar balones fuera a la espera de una regulación a nivel europeo y tomen medidas para prohibir la publicidad del tabaco.

Ante la conmemoración, el 31 de mayo, del Día Mundial Sin Tabaco, la Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (FACUA) lamenta la pasividad de las autoridades sanitarias ante la caza de niños que practica la industria tabaquera a través de campañas publicitarias que presentan el tabaco a los más jóvenes como un símbolo de rebeldía, independencia y madurez.

FACUA denuncia que los adolescentes de entre 13 y 16 años son el principal objetivo de las tabaqueras. No es casualidad, advierte, que el 80% de los fumadores se conviertan en adictos precisamente en esas edades y dos tercios de los adolescentes que prueban el tabaco más de dos veces se vuelven fumadores habituales. En su informe Tabaco & Publicidad: Mensajes que enganchan, FACUA denuncia cómo la industria se sirve de personajes anónimos o estrellas del deporte, la música, el cine y la televisión que representan los ideales a los que aspiran los adolescentes para que protagonicen sus anuncios.

Lamentablemente, critica la Federación, las restricciones publicitarias que afectan al tabaco no han variado apenas desde hace veinte años, cuando se prohibió su promoción a través de la televisión. Y hoy, advierte, los cigarrillos incluso continúan encontrando su hueco en las cadenas apareciendo en películas y teleseries o gracias a los patrocinios de eventos deportivos televisados.

FACUA demanda a las autoridades sanitarias que dejen de echar balones fuera a la eterna espera de una regulación de la publicidad del tabaco a nivel europeo y tomen medidas para prohibir la promoción de este producto en cualquier medio de comunicación.

Los anuncios de cigarrillos, indica el informe de FACUA, presentan el producto a los jóvenes como un instrumento para alcanzar el éxito social y sexual. Fumar se presenta asimismo como una prueba del salto a la edad adulta y, a la vez, un rasgo de sociabilidad, de pertenencia a un grupo. En la publicidad, fumar es síntoma de virilidad (o de feminidad) y también un preludio para el sexo.

Ya somos 204.115