¿Pagar por recibir llamadas?

FACUA pide a Bruselas que no se pierda en debates estériles y haga cumplir la normativa sobre interconexión

FACUA cree que los Estados miembros deben sentar las bases para el establecimiento de tarifas nacionales reguladas similares a la <i>eurotarifa</i> recientemente aprobada para el <i>roaming</i> en la UE.

La comisaria europea de Telecomunicaciones, Viviane Reding, ha afirmado en una entrevista en el diario Financial Times que no rechazaría un nuevo modelo de tarifas en telefonía móvil donde el usuario que recibe la llamada también tenga que pagar, como ocurre en EEUU o en el tráfico en roaming. "¿Por qué no? Todo el mercado está evolucionando, así que no debemos quedarnos con las mismas reglas que han estado vigentes durante 10 años", ha dicho Reding.

FACUA-Consumidores en Acción considera que el pago por la recepción de llamadas en el tráfico nacional supondría adoptar uno de los elementos que han motivado que la telefonía móvil no haya alcanzado en EEUU los niveles de penetración y tráfico que en la UE y que hacen que muchos usuarios europeos sean reacios al roaming. Más que una evolución, la asociación considera que se produciría una involución en el mercado.

FACUA está en contra del cobro por la recepción de llamadas y cree que no provocaría otra cosa que un aumento de los beneficios de las compañías. De aplicarse, la asociación sospecha que las tarifas acabarían estando incluso por encima de las actuales: los usuarios experimentarían una bajada insuficiente en las tarifas por la realización de llamadas y tendrían que pagar una cuantía excesiva en las tarifas por su recepción.

A ello habría que sumar el abuso que supone que los clientes deban pagar, como ocurre en el roaming, por llamadas que no desearían haber recibido, como las de comerciales de todo tipo de empresas.

Hacer cumplir la normativa sobre interconexión

FACUA considera que, en lugar de hacerse trampas en el solitario e introducir debates estériles, Bruselas y los Estados miembros deben asumir sus responsabilidades regulatorias e intervenir ante las abusivas tarifas de interconexión que cobran numerosas operadoras y que se repercuten en el precio final que pagan los usuarios.

En España, las grandes compañías aplican tarifas de interconexión -los peajes que se cobran entre ellas por el uso de sus redes- que van desde el doble hasta el quíntuple de sus costes. Y ello pese a que la normativa comunitaria sobre interconexión establece que estas tarifas mayoristas deben estar orientadas a costes.

Tarifas nacionales reguladas

Asimismo, FACUA cree que los Estados miembros deben sentar las bases para el establecimiento de tarifas nacionales reguladas similares a la eurotarifa recientemente aprobada para el roaming en la UE.

FACUA demanda que la telefonía móvil sea catalogada como servicio universal y que las abusivas tarifas de las compañías y la ausencia de competencia entre las grandes operadoras sean respondidas de una vez por los gobiernos con una tarifa regulada a la que los usuarios puedan acogerse.

Así, como ocurre ya con la eurotarifa, los usuarios seguirían teniendo la posibilidad de contratar las tarifas libremente ofertadas por las compañías o elegir la tarifa regulada por el Gobierno.

Ésta es, advierte FACUA, la única medida que podría derivar en una bajada de las tarifas en España ya que la llegada de los operadores móviles virtuales -algunos con precios mucho más bajos que los de las grandes operadoras- se ha producido demasiado tarde. Movistar, Vodafone y Orange tienen un mercado demasiado grande y consolidado, señala la asociación, como para valorar siquiera una bajada de tarifas en respuesta a la escasa capacidad de penetración de las nuevas compañías.

Ya somos 197.911