FACUA espera que el Gobierno no 'suavice' su promesa de prohibir la publicidad y el patrocinio del tabaco, como ha ocurrido con el alcohol

La Federación advierte que la respuesta de las tabaqueras a una prohibición total de sus anuncios será intensificar la publicidad encubierta en producciones cinematográficas y la creación de nuevos productos pretexto con nombres o logotipos similares a los de sus marcas.

La Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (FACUA) valora muy positivamente el anuncio realizado ayer desde el Ministerio de Sanidad y Consumo de la próxima prohibición de toda la publicidad y patrocinios del tabaco así como de las máquinas expendedoras de cigarrillos, aunque espera con preocupación que el Gobierno no acabe suavizando su promesa como finalmente ha ocurrido con las bebidas alcohólicas.

FACUA advierte que la respuesta de las tabaqueras a una prohibición total de sus anuncios será intensificar la publicidad encubierta en el cine y la televisión, pagando a productores, directores y actores para que promocionen veladamente sus marcas. En su informe Tabaco & Publicidad: Mensajes que enganchan, FACUA denuncia que en una de cada cuatro películas aparecen marcas de cigarrillos, según un estudio sobre cien producciones cinematográficas realizado por la Federación; y de los diez productos detectados por FACUA en mayor número de teleseries españolas (de un total de treinta y seis analizadas durante seis años), dos de ellas son marcas de tabaco.

Las marcas de tabaco aparecen incluso en películas que tienen a los niños entre su público preferente, como ¿Quién engañó a Roger Rabbit? (1988), en una de cuyas escenas puede verse un cartel de Lucky Strike, Superman, el film (1978), donde Lois Lane, interpretada por Margot Kidder fuma Marlboro, o su secuela, Superman II (1980), en la que la misma marca aparece nada menos que en veinte ocasiones.

FACUA indica en su informe que la mitad de las películas norteamericanas producidas entre 1990 y 1995 muestran a un actor fumando, y en 1996 se llegó al 77%. En España, los casos también son abundantes. Un ejemplo es Carne trémula (1997), donde Liberto Rabal pasa por delante de una valla publicitaria de Fortuna cuando sale de la cárcel, una forma más de trasladar a los adolescentes la asociación entre tabaco y libertad que presentan los anuncios de cigarrillos.

Y es que la industria del tabaco, denuncia la Federación, practica una auténtica caza de niños a través de campañas publicitarias que presentan el tabaco a los más jóvenes como un símbolo de rebeldía, independencia y madurez. Los anuncios de cigarrillos, indica el informe de FACUA, presentan el producto a los jóvenes como un instrumento para alcanzar el éxito social y sexual. Fumar se presenta asimismo como una prueba del salto a la edad adulta y, a la vez, un rasgo de sociabilidad, de pertenencia a un grupo. En la publicidad, fumar es síntoma de virilidad (o de feminidad) y también un preludio para el sexo.

Ya somos 198.216