El Supremo de EEUU anula la condena por el desastre del Exxon Valdez y reduce la multa a 326 millones de euros

En marzo de 1989, el superpetrolero vertió millones de litros de petróleo en el estrecho del Príncipe Guillermo, en Alaska.

El Tribunal Supremo de EEUU decidió ayer anular la condena a la compañía petrolera Exxon Mobil por el desastre ecológico causado en Alaska en 1989 por el naufragio del petrolero Exxon Valdez, y reducir la indemnización récord de 2.500 millones de dólares (1.606 millones de euros) que había sido impuesta a la compañía a tan sólo 507,5 millones de dólares (326 millones de euros).

Los miembros del Tribunal consideraron que la multa impuesta a la compañía petrolera era "excesiva" de acuerdo con las leyes marítimas federales, por lo que sentenciaron, en una ajusta decisión que contó con cinco votos favorables y tres en contra, que la compensación deberá limitarse a un montante equivalente a los daños causados, que fueron estimados en 507,5 millones de dólares (326 millones de euros).

De este modo, el máximo órgano jurídico de EEUU revoca la sentencia adoptada por la Corte de Apelaciones, que había impuesto una multa de 2.500 millones de dólares a la mayor petrolera del mundo en compensación por los daños causados a los nativos de Alaska y a millares de pescadores de la región en lo que se convirtió en el peor desastre ecológico de la historia de EEUU hasta la fecha.

No obstante, no se trata de la primera revisión de la multa impuesta a Exxon Mobil. En 1994 un tribunal federal de Alaska había condenado a la petrolera a pagar 5.000 millones de dólares por daños, sentencia que fue posteriormente reducida a 4.500 millones de dólares y establecida finalmente en 2.500 millones por la Corte de Apelaciones.

En marzo de 1989, el superpetrolero Exxon Valdez vertió millones de litros de petróleo en el estrecho del Príncipe Guillermo, en Alaska, en un accidente que "tuvo lugar después de que el capitán del navío, Joseph Hazelwood, quien contaba con un largo historial de alcoholismo y al que se le detectó un alto nivel de alcohol en sangre once horas después del accidente, abandonara el puente dejando el mando a subordinados no autorizados", según consta en la documentación del Tribunal Supremo.

Ya somos 198.330