El IPC armonizado sube cuatro décimas en junio y se sitúa en el 5,1%

Alcanza su nivel más alto desde 1997.

El IPC armonizado sube cuatro décimas en junio y se sitúa en el 5,1%
El Indice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) en España situó su tasa anual en el 5,1% en el mes de junio, cuatro décimas más que en el mes anterior, según el indicador adelantado elaborado por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Esta tasa del 5,1% es la más alta que se registra desde enero de 1997, cuando el INE comenzó a elaborar esta serie, y con ella se traspasa por primera vez la barrera del 5%, tras haber estado siete meses consecutivos moviéndose entre el 4,1% y el 4,7%. Hace un año el IPC armonizado estaba en el 2,5%, prácticamente la mitad de la tasa actual.

Pese a ser un indicador orientativo, el IPCA apenas suele variar de la tasa de IPC general que, impulsada por el precio del petróleo y de algunos alimentos, escaló en mayo hasta el 4,6%, su nivel más elevado en trece años.

Si el próximo 11 de julio, día en que el INE hará públicos los datos definitivos de junio, la tasa anual del IPC arroja la misma cifra que el IPCA adelantado (5,1%), la inflación marcaría también su peor dato en 13 años. De hecho, desde junio de 1995 no se alcanzan tasas del 5,1%. En igual mes de 2007, el IPC anual se situó en el 2,4%.

El Gobierno prevé un IPC próximo al 4% este año

La escalada de los precios del petróleo es, en gran parte, responsable de las altas tasas de inflación que está registrando la economía española desde hace meses.

El salto se produjo en octubre del año pasado, cuando la inflación anual pasó de un 2,7% a un 3,6%. A partir de ahí, el IPC se plantó en tasas del 4%, muy lejos del objetivo del 2% fijado por el Banco Central Europeo (BCE) para el conjunto del ejercicio.

El Ejecutivo español asumió hace ya tiempo que esa tasa del 2% era inalcanzable, con unos precios del crudo que superan en más de un 80% los existentes hace un año. Así, el Ministerio de Economía y Hacienda empezó a hablar de tasas cercanas al 3%, pero, recientemente, el propio vicepresidente económico, Pedro Solbes, ha aventurado que 2008 se cerrará con una inflación próxima al 4%.

Esta situación no está contribuyendo a reducir la brecha de precios que España presenta respecto a los países de la zona euro, de manera que este diferencial de inflación se mantiene en el entorno de un punto.

La cesta de la compra, más cara

Además del fuerte encarecimiento del petróleo y su impacto sobre los precios de carburantes y combustibles, lo que ha motivado protestas y movilizaciones por parte de transportistas, agricultores y pescadores, los consumidores españoles han sufrido un importante encarecimiento en no pocos productos de la cesta de la compra.

Así, atendiendo a los datos del IPC de mayo, la leche es casi un 25% más cara que hace un año, los huevos han subido de precio un 13%, las frutas frescas cuestan casi un 12% más, el pan se ha encarecido cerca de un 11% y los productos lácteos valen un 10% más si se comparan con el precio que tenían un año atrás.

El IPCA, que sirve después a Eurostat para incorporarlo al cálculo del índice de inflación en la Unión Europea, proporciona un avance de cómo evolucionaron los precios en España durante el mes de junio.

Su publicación responde a la política de Eurostat y del Banco Central Europeo (BCE) de ofrecer datos equiparables en tiempo y calidad a los producidos en Estados Unidos.

El indicador adelantado se calcula utilizando el mismo procedimiento que el empleado para el Indice de Precios de Consumo Armonizado, pero utilizando diversos métodos de modelización estadística para estimar la información de la que aún no se dispone en el momento de su publicación.

Ya somos 204.114