La CE propone destinar 90 millones anuales a la distribución de fruta en colegios

Con el objetivo de crear hábitos saludables entre los escolares y combatir la obesidad infantil.

La CE propone destinar 90 millones anuales a la distribución de fruta en colegios
La Comisión Europea propuso hoy destinar 90 millones de euros al año del presupuesto comunitario a cofinanciar planes de distribución gratuita de frutas y verduras en los colegios europeos, con el objetivo de crear hábitos saludables entre los escolares y combatir la obesidad infantil.

Este importe se completará con fondos nacionales de los Estados miembros que deseen acogerse al programa. Bruselas espera que los programas puedan empezar en el inicio del curso escolar 2009-2010.

Se calcula que el sobrepeso afecta en la UE a 22 millones de niño. Más de 5 millones de ellos son obesos y se espera que esta cifra aumente en 400.000 cada año, según los datos de Bruselas. El Ejecutivo comunitario considera que una mejor alimentación puede desempeñar un papel importante en la lucha contra este problema.

La Organización Mundial de la Salud recomienda una ingesta diaria neta de 400 gramos de frutas y verduras por persona. La mayor parte de los europeos no cumplen esta meta y se observa claramente una tendencia a la baja entre los jóvenes.

Con el presupuesto de 90 millones anuales, que debe ser aprobado por los Veintisiete y la Eurocámara, Bruselas pretende contribuir a la ampliación de los programas de distribución de frutas y verduras en los colegios que ya existen en varios Estados miembros y crear nuevos sistemas en aquellos países de la UE en los que no existen acciones similares, a causa principalmente de la falta de fondos.

Según el plan presentado por la comisaria de Agricultura, Mariann Fischer Boel, el reparto gratuito de frutas y verduras en los centros escolares permitiría incrementar su consumo entre los menores, en un momento en que se crean los hábitos alimenticios de los pequeños. Según el documento, este plan sería también una "inversión de futuro" puesto que ayudaría a "evitar o reducir" el gasto sanitario derivado de una pobre alimentación.

"Es fundamental impulsar buenos hábitos entre los niños a una edad temprana, ya que los mantendrán en su vida adulta. Hay demasiados niños que apenas comen fruta y verdura. No saben lo buenas que son", destacó Fischer a través de un comunicado.

Esta iniciativa se enmarca dentro de la estrategia europea sobre problemas de salud ligados a la nutrición y tiene en cuenta que los problemas de obesidad tienden a centrarse en grupos sociales desfavorecidos. Con esta premisa, la Comisión cree que otro "impacto positivo" de la distribución gratuita de frutas y verduras sería "reducir las desigualdades sanitarias".

El Ejecutivo comunitario propone que se destinen 90 millones de euros de fondos europeos para cofinanciar esta iniciativa al 50% con los Estados miembros. En el caso de las regiones más desfavorecidas la Comisión contempla que la UE asuma el 75% del presupuesto. Con esta dotación no sólo se financiaría el reparto de los productos alimenticios, sino también mecanismos para su supervisión y evaluación.

Asimismo, la Comisión sugiere que el plan de frutas en las escuelas debería acompañarse de medidas de acompañamiento dentro de una estrategia nacional que tenga en cuenta la opinión de las autoridades sanitarias y educativas, así como la de la industria y el resto de grupos de interés.

También propone el desarrollo de actividades que permitan el intercambio de experiencia y conocimiento entre los actores implicados y fomente la aceptación de la opinión pública, además de promocionar los productos agrícolas.

La propuesta de un plan de consumo de fruta en las escuelas surgió a raíz del compromiso contraído en junio de 2007 durante las negociaciones para la reforma de la organización común de mercados en el sector de las frutas y hortalizas. Desde esa fecha, la Comisión ha realizado una amplia consulta pública y una evaluación de impacto minuciosa de las distintas opciones.

Ya somos 203.748