Bruselas investiga posibles ayudas públicas ilegales al aeropuerto de Múnich

En relación a préstamos concedidos por bancos públicos a las constructoras a un tipo de interés inferior al de mercado.

La Comisión Europea lanzó ayer una investigación sobre posibles ayudas públicas ilegales a la construcción de la terminal 2 del aeropuerto de Múnich. Las pesquisas se centrarán en una serie de préstamos concedidos por bancos públicos a las empresas constructoras a un tipo de interés inferior al de mercado y en las garantías públicas que acompañaban a los préstamos.

El Ejecutivo comunitario descartó que la compañía aérea Lufthansa se haya beneficiado de estas ayudas ilegales, cuyo importe total no quiso cuantificar. Señaló que sólo será posible calcularlo en el transcurso de la investigación.

En 1998, la empresa pública Flughafen München GmbH (FMG) y la compañía aérea Lufthansa cerraron un acuerdo para construir y explotar la terminal 2 del aeropuerto de Múnich. Conforme con este pacto, FMG y Lufthansa crearon empresas comunes encargadas de la construcción y explotación de la terminal. El reparto de riesgos y pérdidas entre ambas corresponde proporcionalmente a su inversión en el proyecto.

A raíz de una queja presentada por una aerolínea rival de Lufthansa, el Ejecutivo comunitario abrió una investigación preliminar sobre la financiación de la construcción de la terminal 2 por una parte, y sobre el acuerdo de utilización exclusiva de la terminal cerrado entre Lufthansa y FMG por otra.

En estos momentos, Bruselas sospecha que podría haber ayudas ilegales en los préstamos a las empresas constructoras por parte de los bancos públicos y en las garantías que los acompañan. El Ejecutivo comunitario también tiene dudas en lo que se refiere a los alquileres pagados por el uso de los terrenos.

Paralelamente, la Comisión ha llegado a la conclusión de que la inversión realizada por FMG en la terminal 2 no supone una ayuda de estado porque esta empresa actuó como un inversor racional teniendo en cuenta la necesidad de construir una nueva terminal. Bruselas considera igualmente que la utilización del aeropuerto de Múnich por parte de Lufthansa no supone ninguna ayuda de Estado.

Ya somos 203.749