XVII Conferencia Internacional del Sida

Soria propondrá incluir el tratamiento de la lipoatrofia en la cartera del Sistema Nacional de Salud

La pérdida de grasa en el rostro es una de las alteraciones metabólicas que más agrava la sensación de estigma en pacientes que conviven con el VIH y en tratamiento antirretroviral.

El ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria, anunció hoy en el marco de a XVII Conferencia Internacional del Sida, que se celebra en México, su intención de proponer a las comunidades autónomas en el próximo Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS) la inclusión del tratamiento reparador de la lipoatrofia en la cartera de servicios sanitarios "para finales del año 2009", según informó hoy en un comunicado el Ministerio.

La lipoatrofia facial o pérdida de grasa en el rostro es una de las alteraciones metabólicas que más agrava la sensación de estigma en pacientes que conviven con el VIH y en tratamiento antirretroviral. Se trata de un problema que puede afectar además a las extremidades y forma parte del fenómeno global conocido como lipodistrofia, que incluye también la lipohipertrofia o grasa que se acumula en abdomen, mamas y región cervicodorsal.

Un informe reciente de la Secretaría del Plan Nacional sobre el Sida, en el que se analizaron las repercusiones psicológicas y la adherencia al tratamiento de la lipoatrofia, impulsó la búsqueda de soluciones para las personas afectadas. Entre las medidas adoptadas, se contempló la prestación del tratamiento quirúrgico por parte de algunos programas autonómicos del sida.

Ya se incluye en siete comunidades

Así, la cirugía de la lipoatrofia se ha incluido en las prestaciones sanitarias de Andalucía, Castilla-La Mancha, Cataluña, Comunidad Valenciana, Extremadura, Madrid y País Vasco.

De acuerdo con los datos del Grupo de Estudio de Alteraciones Metabólicas (GEAM), actualmente la prevalencia de lipodistrofia en España se sitúa en torno al 30,7% de los afectados. De este porcentaje, un 60% -es decir, un 18,42% del total- presenta lipoatrofia en diversos estadios susceptibles de tratamiento, lo que supone alrededor de 14.000 pacientes con diferentes posibilidades de intervención.

A su vez, Soria expuso también las políticas de su departamento en la lucha frente a la epidemia e insistió, una vez más, en mantener e intensificar las políticas de prevención. "No se trata de cambiar las costumbres ni la orientación sexual de las personas, sino de reducir sus prácticas de riesgo y ofrecer soluciones que choquen con la realidad y puedan ser aceptadas por los grupos más vulnerables", indicó.

Estudio de trasplante hepático

En el marcó del encuentro, Sanidad destacó los resultados de la cohorte de la Fundación para la Prevención del Sida en España (Fipse) de trasplante hepático en personas VIH, un estudio pionero en el mundo en este aspecto, junto con los de Estados Unidos y Francia, y que se propuso crear una cohorte nacional de pacientes de VIH sometidos a trasplante hepático, que hoy constituye una referencia obligada en el mundo en cuanto a número de casos.

El estudio de trasplante hepático, que abarca el periodo 2005-2008, cuenta con un presupuesto de 571.000 euros, y está financiado en su totalidad por FIPSE, una iniciativa público-privada entre el ministerio y la industria farmacéutica, en la línea de las recomendaciones realizadas por Onusida de aunar recursos públicos y privados en la lucha frente al VIH y el sida.

Como ha recordado el ministro en su intervención en la sesión plenaria, España ha realizado un notable esfuerzo financiero en cooperación internacional en los últimos años. Según señaló, sitúa a España "en el camino adecuado para alcanzar en 2012 el objetivo del 0,7%".

Sin embargo, según el último informe de Naciones Unidas, la epidemia se propaga a un ritmo superior a la prestación de servicios, y ello a pesar de los progresos constatados en casi todas las regiones del mundo, fruto de las inversiones sin precedentes realizadas hasta la fecha. En este sentido, Soria solicitó el incremento de recursos y la prevención de nuevas infecciones "para reducir la creciente diferencia entre las necesidades y los recursos disponibles".

Actualmente, existen en España entre 120.000 y 150.000 personas infectadas por VIH. Alrededor del 50% de ellas presenta, además, coinfección por el virus de la hepatitis C (VHC) y en torno al 7%, coinfección por el virus de la hepatitis B (VHB).

La cohorte de este estudio se ha unido en 2008 al biobanco de VIH del Sistema Nacional de Salud, cuyo objetivo es contribuir al avance del conocimiento científico en la infección por el VIH. En la actualidad, el biobanco recibe muestras de veintiocho hospitales del SNS distribuidos por toda España, que participan en seis cohortes de pacientes con características definidas. La información clínica y demográfica asociada a estas muestras está codificada y dicha codificación está custodiada por las cohortes.

Ya somos 198.088