Una conducción eficiente permitiría ahorrar hasta un 15% de combustible, según la DGT

Respetar una serie de normas al volante lograría reducir las emisiones de gases y sería positivo para la seguridad vial.

Realizar una conducción tranquila y sosegada, "sin acelerones y frenazos", mantener la presión de los neumáticos en niveles adecuados y respetar una velocidad uniforme en carretera en torno a los 90 kilómetros por hora puede permitir un ahorro de "hasta un 15% de combustible", según la Dirección General de Tráfico (DGT).

El subdirector general de Movilidad de la DGT, Federico Fernández, recalcó que un menor consumo de combustible supone también, "de una manera casi directa", una reducción de la emisión de gases a la atmósfera y, por tanto, una menor contaminación. "No olvidemos que el sector del transporte es una de las fuentes fundamentales, a nivel global, de emisiones de CO2 al medioambiente", puntualizó.

Fernández subrayó además que esta forma de conducción "más tranquila, más pausada y más sosegada" tiene "un efecto beneficioso inmediato" sobre la propia seguridad vial en las carreteras.

En este sentido, el subdirector general de Movilidad de la DGT señaló que los conductores aún tienen que aprender cómo pueden sacarle "el mayor partido" a sus vehículos "en todos los sentidos" y apuntó que "uno de los elementos claves", está relacionado con la forma de conducir, lo que repercutiría en una reducción del consumo.

Medidas para una conducción eficiente

Fernández aseguró que la medida "clave" para lograr una mayor eficiencia en la conducción es circular a una velocidad de 90 kilómetros por hora, ya que es "a la que se consume menos combustible" y en la que los fabricantes de automóviles realizan los ensayos para medir el consumo.

"Por eso, cuando compramos un vehículo que dice que gasta cinco litros a los cien, significa que gasta cinco litros cuando circulas a 90 kilómetros pro hora, si circulas a más velocidad va a gastar bastante más", aclaró.

En segundo lugar, Fernández insistió en la importancia de mantener la distancia de seguridad y conducir de forma "tranquila y sosegada, sobre todo en ciudad", porque en cada acelerón o frenazo "se consume energía de manera innecesaria".

Asimismo, defendió que también es posible ahorrar combustible llevando las ventanillas subidas en los viajes por carretera y utilizando el aire acondicionado "porque el aumento de consumo que se produce con la ventanilla bajada es mucho mayor que el que produce al utilizar el aire acondicionado".

Por otra parte, instó a los conductores a que revisen de forma habitual la presión de los neumáticos del vehículo, ya que mantenerla a niveles adecuados puede suponer un ahorro de combustible de hasta el 4%.

Finalmente, Fernández recordó que "cuanto más peso más lleva un vehículo, más combustible consume", pero apuntó que esta medida hay que aplicarle "en su debida proporción". Así, señaló que hay que tener en cuenta que, por ejemplo, en los viajes de casa al trabajo "es más económico tres personas en un vehículo que tres vehículos con una persona en cada uno de ellos".

Ya somos 190.616