Cataluña prevé rebajar los peajes situados en la Región Metropolitana de Barcelona a los vehículos que transporten a más de un ocupante

La medida forma parte del Plan Director de Movilidad de la Región Metropolitana de Barcelona.

Cataluña prevé aplicar un descuento en los peajes situados en la Región Metropolitana de Barcelona si en los vehículos viaja más de un ocupante, anunció hoy el conseller de Política Territorial y Obras Públicas de la Generalitat, Joaquim Nadal.

La medida forma parte del Plan Director de Movilidad de la Región Metropolitana de Barcelona, que el Consell Executiu aprobó hoy definitivamente.

En rueda de prensa tras la reunión ordinaria del Govern, el conseller indicó que el objetivo de este plan es fomentar la "ocupación" de los vehículos que circulan por las arterias viarias de la conurbación barcelonesa, además de priorizar el transporte público y los desplazamientos a pie y en bicicleta. Todo ello, para dar "menos incentivos al vehículo privado conducido por una sola persona".

Por eso, en una fecha aún por concretar, arrancará una experiencia piloto "previsiblemente" en el peaje situado en los Túneles de Vallvidrera, entre la capital catalana y Sant Cugat del Vallès, para los coches donde sólo viaje el conductor, dijo Nadal.

Así, a los vehículos con un sólo ocupante se mantendrá la tarifa ordinaria, y si viajan dos o mas, se prevé aplicar un descuento a modo de incentivo de la ocupación.

El conseller declaró que también se estudia el descuento que se aplicará a los conductores de los vehículos donde viajen dos personas o más, y en qué otros peajes podría hacerse extensiva esta política pública.

Noventa y tres medidas de transporte público

El Plan director de movilidad de la Región Metropolitana de Barcelona no es lo mismo que un plan de infraestructuras, aclaró Nadal, sino que se trata de un documento que, partiendo de cómo se desplaza actualmente la población de este territorio, potenciará el transporte público, la bicicleta y los desplazamientos a pie.

Por ello, el plan recoge noventa y tres medidas para "desincentivar" el uso del vehículo privado, que supondrán una inversión de casi 200 millones en distintas actuaciones en el ámbito de la movilidad hasta 2012.

Las previsiones oficiales indican que, de mantenerse las tendencias actuales, los desplazamientos en coche representarían el 40% del total en 2012, con lo que, para el Govern, es necesario modificar el patrón de movilidad de la conurbación del territorio.

El objetivo es reducir en un 5% el peso del vehículo privado, disminuir así el consumo energético, las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y las partículas en suspensión, y bajar en un 25% el número de muertos en accidente de tráfico.

Entre los objetivos destaca también la construcción de 300 nuevos kilómetros de infraestructuras ferroviarias que prevén los planes actuales, mejorar la red viaria, construir 150 kilómetros de carriles para bicicleta interurbanos, mejorar la accesibilidad en las paradas de transporte público interurbano, duplicar el número de plazas de aparcamientos en estaciones de tren y más frecuencia de paso para el Tram y el Metro.

Otros propósitos son crear ocho nuevos aparcamientos de vehículos pesados, potenciar el transporte de mercancías por ferrocarril, crear más carriles bus, incrementar la red de líneas interurbanas de autobús y comprar 250 vehículos de este tipo.

Ya somos 198.097