Bernat Soria planea un cambio legislativo que permita el suicidio asistido en esta legislatura

Los ministerios de Sanidad y Consumo y Justicia estudian modificaciones en el Código Penal.

El ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria, ha anunciado que el Gobierno prepara cambios normativos para garantizar que los enfermos terminales no sufran dolorosas e inútiles agonías y el inicio de una reflexión sobre la legalización del suicidio asistido, esto es, la posibilidad de que un enfermo reciba ayuda para poner fin a su vida, sin que necesariamente se encuentre en situación terminal.

Soria no descarta que en esta legislatura se pueda llegar a un cambio del Código Penal en este aspecto para permitir que un enfermo pueda recibir ayuda para poner fin a su vida. En una entrevista publicada este domingo por el diario El País, el ministro anunció que la reflexión está "abierta" y, aunque el suicidio asistido no es legal en España, se mostró esperanzado porque el Código Penal "se ha cambiado ya muchas veces" y podría volver a hacerse.

Para ello, el Ministerio de Sanidad y Consumo y el de Justicia van a trabajar de forma conjunta, tanto en una subcomisión parlamentaria como a través de un equipo de expertos en busca una "reflexión confidencial" en busca de un marco legal similar al de Suiza u Holanda.

"No vamos a decir a la comisión cómo debe acabar, pero sí creo que ofrecerá elementos suficientes para una decisión política (...) la reflexión nos puede llevar un año o un año y medio. Por tanto, yo no excluyo que sea en esta legislatura", aseguró Soria en relación a un posible cambio del Código Penal en este aspecto.

Asimismo, para esta reforma se ampara en un desarrollo normativo de la Ley de Autonomía del Paciente -aprobada en 2002- y en el principio básico de que "el propietario de tu cuerpo eres tú". "Nosotros respetamos la opción del ciudadano, que puede decir que no quiere ser sometido a la tortura que significa muchas veces el esfuerzo terapéutico, que a veces atenta contra su deseo", dijo.

De este modo, el objetivo es que el paciente decida "si desea o no recibir un tratamiento", para lo que "hay que asegurarle que muere -o vive- sin dolor".

Además, para evitar esto se puede recurrir a la sedación terminal, siempre y cuando el paciente esté "convenientemente informado" de que "cuando empiece el proceso puede haber un momento en que no recupere la consciencia", aclaró.

Ante todo, Soria prevé que se va a necesitar "más tiempo" del que se emplea en otras actuaciones y confía en obtener el consenso del Partido Popular como sucedió con la Estrategia Nacional de Cuidados Paliativos, ya que se tratan de discusiones "más operativas que ideológicas".

En cualquier caso, asegura que "nuestra sociedad ha demostrado que es una sociedad moderna, que es madura y que está preparada para cualquier tipo de debate".

Ya somos 190.601