El Gobierno estadounidense toma el control de sus dos mayores entidades hipotecarias para evitar su quiebra

La operación sobre Fannie Mae y Freddie Mac supondrá la mayor inyección pública de dinero en el sector financiero de EEUU.

La Administración estadounidense anunció hoy que toma el control de las dos gigantes hipotecarias estadounidenses, Fannie Mae y Freddie Mac, lo que supone la cancelación de la influencia de los accionistas de estas dos empresas, públicas formalmente, aunque participadas por accionistas privados.

El organismo regulador del sector, la Agencia Federal de Financiación de Vivienda (FHFA, por sus siglas en inglés), será el encargado de gestionar ambas instituciones financieras con carácter provisional para evitar su quiebra.

Los orígenes de Fannie Mae y Freddie Mac

El Congreso estadounidense creó la Asociación Federal Nacional Hipotecaria (Federal National Mortgage Association o Fannie Mae) en 1938 durante la Gran Depresión para comprar hipotecas aseguradas a prestamistas y así proporcionarles liquidez suficiente para conceder nuevos préstamos. Fannie Mae siguió operando como una agencia gubernamental durante las décadas de 1940 y 1950 a pesar de que se dieron pasos hacia la privatización de la sociedad. En 1968, el presidente estadounidense Lyndon Johnson decidió privatizar la entidad.

Por su parte, la Empresa Federal de Préstamos Hipotecarios para Viviendas (Federal Home Loan Mortgage Corp o Freddie Mac) también fue creada por el Congreso, pero en 1970. El objetivo entonces era expandir el mercado hipotecario secundario estadounidense e incrementar el número de propietarios y arrendatarios de viviendas.

La mayor inyección pública en el sector financiero

La iniciativa anunciada hoy por el Gobierno de EEUU podría suponer la mayor inyección pública en el sector financiero en la historia estadounidense, ya que entre las dos empresas tienen 1,6 billones de dólares en hipotecas concedidas, aunque el valor total de las acciones y garantías que controlan entre las dos alcanza los 5,2 billones de dólares.

Aunque el Departamento del Tesoro ya ha dicho que los contribuyentes no tienen por qué asumir las pérdidas, su secretario, Henry Paulson, no quiso revelar la cantidad que tendrá que inyectar el Estado para estabilizar a las dos gigantes hipotecarias.

Sin embargo, los expertos estiman que la cantidad podría rondar en cada una de ellas los 200.00 millones de dólares (140.000 millones de euros), dependiendo de la velocidad de recuperación del mercado hipotecario.

Fannie Mae y Freddie Mac acumulan en sólo un año pérdidas de casi 14.000 millones de dólares y los accionistas, entre los que hay varios bancos centrales y entidades privadas extranjeras, habían dado ya muestras de nerviosismo.

Recuperación de la economía

"Nuestra economía y nuestros mercados no se recuperarán hasta que lo más grave de esta corrección en vivienda quede atrás", declaró en rueda de prensa el secretario del Tesoro estadounidense. "Fannie Mae y Freddie Mac son fundamentales para doblar la esquina del mercado inmobiliario", dijo.

El plan de rescate establece una renovación total de la cúpula directiva de ambas empresas y tanto el consejero delegado de Fannie Mae, Daniel H. Mudd, como el de Freddie Mac, Richard Syron. La dirección de Fannie Mae recaerá en Herbert M. Allison, quien actualmente preside el fondo de pensiones de profesores TIAA-CREF, mientras que David M. Moffett, consejero del Carlyle Group, se hará cargo de Freddie Mac.

"Apoyo con firmeza tanto la decisión del director (de la Agencia Federal de Financiación de Vivienda, James) Lockhart de colocar a Fannie Mae y a Freddie Mac en situación de conservación y las medidas adoptadas por el secretario del Tesoro Paulson para garantizar la estabilidad financiera de esas dos empresas", indicó el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke.

"Estos pasos necesarios ayudarán a fortalecer el mercado inmobiliario y a incrementar la estabilidad de nuestros mercados financieros", agregó.

El plan de intervención prevé, además de la toma del control por parte de la FHFA hasta la estabilización de las empresas, que el departamento del Tesoro amplíe las medidas de financiación de ambas hasta el 31 de diciembre de 2009, de ser necesario.

Además de la nueva línea de financiación estatal, el Tesoro indicó que asumirá una participación en el accionariado de ambas empresas a través de acciones preferentes. "Según los términos del acuerdo, los accionistas comunes y los preferentes asumirán las pérdidas, mientras que el Gobierno tendrá nuevos títulos preferentes", afirmó Paulson.

El Departamento del Tesoro indicó además que el programa de compra de valores respaldados por hipotecas de Fannie Mae y Freddie Mac servirá para inyectar liquidez en el mercado hipotecario.

Intervención inevitable

Paulson afirmó además que Fannie Mae y Freddie Mac son de un tamaño tal que "un fallo de cualquiera de ellas causaría una gran confusión en nuestros mercados financieros aquí y en todo el mundo".

Las acciones de las dos empresas han caído más de un 90% en un año y en los últimos meses los inversores extranjeros han vendido parte de sus participaciones en ambas empresas, lo que ha hecho prácticamente inevitable la intervención pública.

Ya somos 198.329