Decretada prisión sin fianza para cuatro de los seis mariscadores imputados en el caso de las vieiras tóxicas

La restauradora Toñi Vicente y el responsable de la empresa Comercial Xanquei son puestos en libertad con cargos.

El juez Alejandro Morán Llordén, que instruye las diligencias en el Juzgado número 3 de Ferrol por la supuesta trama de extracción y compra-venta de vieira contaminada por toxina ASP, dictó auto de prisión sin fianza para cuatro de los seis mariscadores imputados, mientras que dos fueron puestos en libertad con cargos.

Durante la mañana, la restauradora Toñi Vicente, tras prestar declaración ante el juez, fue puesta en libertad sin fianza con cargos, y con obligación de comparecer mensualmente ante el juez. Otro de los imputados, que declaró después de haber permanecido el fin de semana detenido, es J.R.Q.R., responsable legal de la empresa distribuidora compostelana Comercial Xanquei. Fue puesto en libertad sin fianza también con cargos por un presunto delito con la salud pública y con obligación de comparecer quincenalmente.

Fuentes del Ministerio Fiscal confirmaron a Europa Press que las investigaciones y el proceso continúa abierto y que no se descartan nuevas imputaciones, ya que se ha ordenado la realización de análisis de las vieiras que se comercializan en numerosos establecimientos de Galicia.

Las investigaciones se iniciaron hace dos meses, período en el que se produjeron numerosas conversaciones telefónicas, en un proceso que concluyó el pasado viernes, con una intervención policial directa en el momento en el que Toñi Vicente adquiría la mercancía, en su restaurante, a uno de los mariscadores implicados en la trama.

Según el fiscal del caso, la restauradora colaboró después con la Justicia y admitió que hasta en tres ocasiones había adquirido la mercancía por esta misma vía, aunque argumentó que habitualmente la vieira que cocinaba procedía de Irlanda, a través de un proveedor con sede en Ourense.

Los mariscadores de Ferrol, Narón y Valdoviño supuestamente, también vendían la vieira contaminada, extraída de la ría de Ferrol furtivamente, a la empresa Comercial Xanquei, a la que la Guardia Civil incautó hasta 3.800 kilos del molusco, camuflados en palés entre el resto de la mercancía.

Su representante legal negó ante el juez los hechos, aunque en las declaraciones telefónicas grabadas, se refería en ocasiones a mercancía de vieiras por valor de hasta 30.000 euros. Ante su negativa, el Ministerio Fiscal solicitará el reconocimiento de voz en las escuchas.

En cuanto a los mariscadores detenidos, dos de los principales ejes de la trama son los hermanos Calvo Castiñeiras, uno de los cuales realizó la venta de vieiras el día de la detención. Según la Fiscalía, actuaban de forma organizada, disponiendo de vehículos lanzadera para el transporte de la mercancía. Cuentan con numerosas detenidos previas y su ingreso en prisión evitaría posibles reincidencias.

Los otros dos mariscadores que ingresaron en prisión negaron los hechos. Uno de ellos no tiene antecedentes previos, pero en alguna de las conversaciones telefónicas grabadas admitía conocer la toxicidad de las vieiras extraídas de la ría. En su domicilio se localizaron tres arcones con hielo, aunque ya sin mercancía, pero se cree que podría ser el máximo distribuidor de Xanquei, con ventas de hasta 300 kilos de molusco.

El cuarto mariscador trasladado a la cárcel de Teixeiro contaba con antecedentes previos, después de haber sido detenido por transportar en 2004 más de 60 kilos de vieira ilegal en un vehículo de su propiedad.

Los otros dos mariscadores que quedaron en libertad sin fianza con cargos no figuran de forma previa en las conversaciones telefónicas y, según el Ministerio Fiscal, podrían haberse limitado a actuar como conductores.

Durante las próximas horas, todavía podrían prestar declaración ante el juez las compañeras sentimentales de varios de los mariscadores. Las investigaciones continúan entre tanto abiertas, en un proceso judicial sin secreto sumarial.

La toxina ASP, conocida como amnésica, tiene carácter acumulativo y puede provocar daños neurológicos irreversibles y pérdida de memoria. La única vieira de origen gallego que puede comercializarse es la que se somete a un proceso de evisceración -eliminación de hepatopáncreas- en un centro autorizado por la Xunta de Galicia. A día de hoy, no hay ningún plan de explotación autorizado para la extracción de vieira.

Ya somos 198.488