El sistema de despegue del avión de Spanair accidentado tuvo fallos dos días antes de la tragedia

El aparato tuvo más de cuarenta incidencias durante el mes de agosto.

El sistema de despegue del avión de Spanair MD-82 accidentado el pasado 20 de agosto en Madrid-Barajas registró fallos dos días antes del siniestro, según consta en el listado de averías del aparato.

Según informa el diario El Mundo, el pasado 18 de agosto un técnico de mantenimiento revisó el mecanismo de los denominados slats (extensiones delanteras de las alas) tras dar aviso los pilotos.

Al parecer, la incidencia se registró en el sistema de protección de las slats para evitar que el avión entre en pérdida. El sistema, denominado autoslat extension ayuda al piloto a recuperar la estabilidad si pierde suspensión por alguna causa.

Según informó la semana pasada el diario estadounidense The Wall Street Journal, la Comisión de Investigación baraja la posibilidad de que existiera un fallo en el sistema de alerones flaps y de que los indicadores que indican su posición y estado no alertaran al piloto.

Los slats y los flaps funcionan de manera coordinada y dependen el uno del otro en su funcionamiento. Es decir, si no se despliega unos, lo otros tampoco lo hacen.

Por otro lado, a lo largo del mes de agosto, el MD-82 registró incidencias todos los días excepto las jornadas del 1, 4, 8, 15 y 16. En diez días el sistema de flaps y slats tuvo que ser inspeccionado dos veces.

El aparato tuvo más de cuarenta incidencias durante el mes de agosto y el mismo día del accidente el avión fue revisado por tercera vez. Además, el día anterior había sido revisado nuevamente por incidencias de sobrecalentamiento con la sonda de uno de los motores, informó ayer Antena 3 Televisión.

Conversaciones ininteligibles

Por su parte, el diario El País informa hoy de que la caja negra del vuelo accidentado, JK5022, grabó un caos de alarmas en la cabina segundos antes de producirse el impacto.

Concretamente, los 10 segundos finales de la grabación revelan que segundos antes se dispararon todas las alarmas de la cabina, con lo que las conversaciones entre el piloto y copiloto son prácticamente ininteligibles.

El diario informa que las grabaciones fueron enviadas para su limpieza a los servicios de acústica forense de la Guardia Civil, y que una vez limpiadas del ruido, están ya en poder de la Comisión de Investigación desde hace diez días para incorporarlas a la investigación, con lo cual ya cuenta con las transcripciones completas de las conversaciones inteligibles.

Ya somos 190.563