Reabierto en EEUU el debate sobre la nocividad del bisfenol A

Se emplea para fabricar biberones, botellas de plástico y embalajes de alimentos. Un nuevo estudio lo vincula a enfermedades cardiovasculares y a la diabetes.

La agencia estadounidense de alimentos y medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) analizaba este martes los riesgos para la salud del bisfenol A (BPA), un componente químico usado para fabricar biberones, botellas de plástico y embalajes de alimentos, que un nuevo estudio vincula a enfermedades cardiovasculares y a la diabetes.

Un grupo de expertos que no pertenecen a la FDA (Food and Drug Administration) debían revisar el informe preliminar de la agencia divulgado en agosto y en el cual concluyó que este agente químico no es peligroso, informa la agencia AFP.

La FDA mantenía este martes esta conclusión. "Existe un margen de seguridad suficiente en los actuales niveles de BPA para proteger a los consumidores, incluidos los recién nacidos y los niños", afirmó Laura Tarantino, científica del organismo. La Autoridad europea que controla la seguridad de los alimentos (EFSA) llegó a un conclusión similar en julio.

La decisión de la FDA generó numerosas críticas en la comunidad científica y entre las organizaciones de defensa de los consumidores en Estados Unidos. Éstos acusan a la agencia de ignorar los resultados de estudios sobre animales que muestran que el BPA en dosis bajas puede provocar al momento del crecimiento cambios en el cerebro, la próstata, los glándulas mamarias y modificar la edad de la pubertad en las niñas.

En el mismo sentido, un grupo de toxicólogos de los Institutos nacionales estadounidenses de la salud (NIH) manifestó a inicios de septiembre sus "temores" sobre los efectos sobre la salud humana de las actuales dosis de BPA en numerosos embalajes alimentarios, botellas de plástico, biberones y amalgamas dentales.

Basándose en estudios realizados en animales, los expertos de los NIH citan los efectos potencialmente nefastos sobre el desarrollo de la próstata y del cerebro de los fetos, los recién nacidos y los niños. El BPA interferiría con el estrógeno, una hormona que juega un papel clave en el desarrollo del cuerpo del feto y los niños.

Estos temores fueron respaldados por un estudio publicado este martes en el Journal of the American Medical Association (JAMA) que establece por primera vez un vínculo entre niveles urinarios elevados de BPA y un incremento del 39% en promedio del riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, diabetes y anomalías hepáticas en los humanos.

El estudio, realizado en 1.455 estadounidenses de 18 a 74 años, es el más amplio realizado en humanos para evaluar el riesgo del bisfenol A sobre la salud humana.

"Espero que la FDA comience a tomar en cuenta los numerosos estudios realizados por científicos independientes sobre los efectos del bisfenol A sobre la salud y los compare con las investigaciones financiadas por los industriales sobre las cuales la agencia apoya sus decisiones" reveló Elizabeth Hitcock, del US Public Interest Research Groups (PIRG).

La asociación estadounidense de industrias químicas (American Chemistry Council) subrayó por su parte en un comunicado que "numerosos productos consumidos cotidianamente y que han contribuido a crear un ambiente más sano y seguro son fabricados a partir de materias plásticas y resinas que contienen BPA, utilizado sin problemas desde hace 50 años".

El bisfenol A es el producto químico más fabricado del mundo, con más de dos millones de toneladas en 2003 para satisfacer una demanda en alza anual del 6 al 10%.

El gobierno canadiense anunció en abril su intención de prohibir los biberones fabricados a partir del BPA. En el Senado de Estados Unidos hay un proyecto similar presentado por los demócratas.

Ya somos 190.311