FACUA lamenta que el Ministerio de Sanidad y Consumo minusvalore sus denuncias por la venta de juguetes expandibles peligrosos

El Ministerio asegura que FACUA sólo "ha recogido información de productos que ya están en la red de alertas", pero en realidad sólo 4 de los 14 juguetes denunciados aparecen en ella.

FACUA-Consumidores en Acción lamenta que el Ministerio de Sanidad y Consumo reste valor a sus denuncias por la venta ilegal de juguetes que multiplican su tamaño al contacto con el agua, lo que implica riesgo de asfixia o lesiones gastrointestinales si un niño ingiere un pedazo.

El Ministerio ha asegurado a los medios de comunicación que la actuación de FACUA "no constituye novedad alguna" debido a que sólo "ha recogido información de productos que ya están en la red de alertas del Instituto Nacional del Consumo".

Pero en realidad sólo cuatro de los catorce juguetes denunciados por FACUA aparecen en dicha red, como puede constatarse en la página web del sistema de alerta rápida para productos no alimenticios (Rapex, por sus siglas en inglés) de la Comisión Europea.

En este sentido, la asociación recuerda que cuando anunció sus denuncias ayer, indicó que algunos de los productos ya aparecían en el Rapex, si bien continúan comercializándose en España y otros países de la UE. Se trata de dos huevos con dinosaurios etiquetados como Hatch'em -detectado inicialmente por las autoridades de Hungría- y Dinosaur Egg -alertado por Hungría y Polonia-, un huevo con una serpiente denominado Snake Egg -notificado por Hungría- y otro con un cocodrilo, Crocodile Egg -Reino Unido-.

La asociación advierte que aunque el Ministerio asegura que "ya se han adoptado las medidas oportunas" en relación a los productos con anterioridad a sus denuncias, es evidente que dichas medidas no han sido tan eficaces como sería deseable.

Medidas que no han incluido la necesaria información a los consumidores sobre la existencia y peligrosidad de estos productos y que FACUA ha intentado garantizar, en la medida de sus posibilidades.

FACUA no entiende por qué Sanidad y Consumo no acepta de buen grado la colaboración de una asociación de consumidores que localiza productos peligrosos y lo pone en su conocimiento. Y ello tanto para incluirlos en la red de alerta como para asumir que los que están en ella continúan en el mercado y seguir trabajando para su retirada y la localización de los vendedores minoristas y mayoristas, además de sus fabricantes.

La organización reclama al Ministerio que renuncie a mostrar una falsa autosuficiencia y asuma con humildad el valor de la participación de las asociaciones de consumidores en el control del mercado.

Ya somos 203.755