El tabaco 'light' casi no merma la nicotina que llega al cerebro

Segn se desprende de un estudio elaborado por la Universidad de Los 聲geles-California.

Siempre se creyó que los cigarrillos light, o bajos en nicotina, eran menos nocivos que los normales, pero un estudio de la Universidad de Los Ángeles-California (UCLA) demuestra que ambos envían al cerebro cantidades parecidas de nicotina.

En el cerebro es donde la nicotina se une a las células nerviosas, a través de los receptores nicotínicos de la aceltilcolina (nAChRs), causando por lo tanto los mismos efectos en el sistema nervioso y la misma adicción al tabaco.

Los cigarrillos light, ligeros o suaves tienen unos niveles de nicotina que oscilan entre el 0,6 y 1 miligramo, mientras que los normales tienen entre 1,2 y 1,4 miligramos, por lo que se supone que al tener menos nicotina son menos adictivos o menos perjudiciales. Pero no es así. Según un estudio realizado por científicos de UCLA, publicado en la versión online del International Journal of Neuropsychopharmacology, ambos cigarrillos afectan por igual al cerebro.

Hasta ahora, se creía que en el cerebro se activaban más receptores nicóticos al fumar cigarrillos normales que con los ligeros, pero aunque estos poseen menos nicotina, no es suficiente. Con los cigarrillos normales se activan un 88% de los receptores nicóticos, una cantidad similar a la que se logra con los cigarrillos suaves, según explicó el profesor de UCLA Arthur L. Brody en la publicación, recogido por la agencia otr/press.

Al fumar un cigarrillo, la nicotina se absorbe por la piel, por la mucosa de la nariz y la boca, o se inhala a través de los pulmones. De ahí pasa a la sangre y aproximadamente en 10 segundos llega al cerebro (un poco más si no se traga el humo). Ahí, a través de los receptores nicotínicos,, la nicotina llega hasta el sistema nervioso, liberando dopamina, dándole al consumidor una sensación de placer. Este es el motivo por el que los científicos creen que la nicotina es tan adictiva.

Cigarrillos sin nicotina

En los cigarrillos sin nicotina, que están siendo utilizados para dejar de fumar, y que sólo tienen 0,05 miligramos de esta sustancia, si se observan diferencias, al alcanzarse una activación del 23 por ciento de los receptores nicotínicos, aunque sigue siendo una cantidad considerable. "Se necesita muy poca nicotina para activar los receptores", declaró Brody. "Este hecho debería ser tenido en cuenta por investigadores, médicos y fumadores a la hora de dejar de fumar".

En el estudio, en el que participaron quince fumadores, contó con la colaboración tanto de la compañía Tobacco Inc., productora de cigarrillos, como del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas, el Programa de Investigación de las enfermedades causadas por el Tabaco, y la Oficina Nacional del Control de Drogas.

Ya somos 203.575