El secretario general y el portavoz de FACUA Sevilla se reúnen con Sánchez Monteseirín para analizar las tarifas de Tussam

Comparten que el coste de los autobuses debe ser sufragado por sus usuarios y por los presupuestos municipales al 50%, pero FACUA Sevilla considera que el objetivo debe alcanzarse en varios años y no a través de una subida desproporcionada en 2009.

El secretario general de la Asociación de Consumidores en Acción de Sevilla-FACUA, Manuel Baus Japón, y su portavoz, Rubén Sánchez García mantuvieron en la tarde de ayer martes una reunión con el alcalde de la capital, Alfredo Sánchez Monteseirín, y la delegada de Hacienda, Nieves Hernández Espinal, para analizar las tarifas de Transportes Urbanos de Sevilla (Tussam).

Los dirigentes de FACUA Sevilla plantearon al alcalde y la delegada de Hacienda que comparten la necesidad de que el coste de los autobuses urbanos sea sufragado por sus usuarios y por los presupuestos municipales al 50% para garantizar el mantenimiento de una empresa de la que todos los ciudadanos se benefician, directa o indirectamente.

Sin embargo, les señalaron que ese objetivo debería fijarse a medio plazo, con un plan de incrementos tarifarios escalonados en varios años y no a través de una subida en 2009 tan desproporcionada como la que pretende la dirección de Tussam.

Límite de ingresos para la tarjeta 3ª edad

En cuanto a las modificaciones en la tarjeta 3ª edad, el secretario general de FACUA Sevilla recordó a Sánchez Monteseirín y Hernández que el establecimiento de un límite a los ingresos de los usuarios para que puedan beneficiarse de su gratuidad es algo que la Asociación lleva tiempo reivindicando. En este sentido, instó al alcalde y la delegada de Hacienda a valorar un tope de ingresos razonable.

En relación a las subidas para 2009, Baus planteó a los mandatarios municipales que FACUA Sevilla asume la necesidad de que suban por encima del IPC, pero está totalmente en desacuerdo con incrementos que multipliquen en varias veces el Índice de Precios al Consumo, especialmente en los títulos de viaje de los usuarios que más apuestan por el transporte público.

En este sentido, los dirigentes de FACUA Sevilla les reivindicaron que en su propuesta ponderen tanto la situación de la empresa y de las arcas municipales como el impacto económico sobre los usuarios del transporte público. En cualquier caso, pidieron que las menores subidas recaigan sobre las modalidades de billetes usadas por los usuarios que utilizan el autobús urbano con mayor frecuencia.

Diálogo con los responsables municipales

Durante la reunión, el secretario general de FACUA Sevilla valoró positivamente el encuentro, al que precedió otra reunión con la delegada de Hacienda para tratar las distintas ordenanzas fiscales.

Asimismo, conminó al alcalde a que esta línea de diálogo se extienda a otras delegaciones municipales con competencias en la gestión de servicios públicos, muy especialmente la de Movilidad, y a la propia gerencia de Tussam, de la que criticó que ni siquiera ha mostrado la sensibilidad de establecer conversaciones con FACUA Sevilla para tratar asuntos de tanta importancia como el marco tarifario.

Taxis

También trasladaron al alcalde su demanda de que las futuras tarifas del taxi equilibren los intereses de los usuarios y de los profesionales del sector y le conminaron a que elimine la abusiva tarifa fija del aeropuerto. La Asociación viene pidiendo la desaparición de una tarifa que, como planteó cuando se implantó, ha demostrado su inutilidad para acabar con los fraudes que se producen en el aeropuerto.

En este sentido, pidieron a Sánchez Monteseirín que antes del anuncio de la propuesta tarifaria se produzca un diálogo con FACUA Sevilla y el resto de agentes implicados.

Zona azul

En relación a la zona azul, los representantes de FACUA Sevilla señalaron a la delegada de Hacienda que vienen demandando un cambio en el sistema de tarificación ya que resulta incoherente con sus objetivos el que los usuarios deban pagar más tiempo del que realmente pretenden dejar estacionados sus vehículos.

Y es que en Sevilla se obliga a los conductores a abonar el importe equivalente a un mínimo de 35 o 60 minutos, en función de la zona, una fórmula que en opinión de la Asociación implica cobros abusivos y no fomenta la rotación de vehículos.

Ya somos 198.441