El Gobierno avalará a la banca con 100.000 millones que no costarán nada a los ciudadanos "si todo sale bien"

Acuerda como medida "preventiva" la posibilidad de que Economía adquiera títulos de entidades para reforzar sus recursos propios.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció hoy que el Gobierno otorgará avales para las operaciones de financiación de la banca por un importe máximo de 100.000 millones de euros hasta finales de este año, en la línea del acuerdo adoptado el domingo en la reunión de jefes de Gobierno de los países de la Eurozona. Una cantidad que no costará nada a los ciudadanos "si todo sale bien", según ha dicho el presidente.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros extraordinario en el que se dio luz verde a un decreto ley que incorpora esta iniciativa, Zapatero también anunció como medida preventiva la autorización al Ministerio de Economía y Hacienda para adquirir títulos de entidades para reforzar sus recursos propios.

El presidente indicó que las medidas adoptadas son "imprescindibles" y "vitales" para solventar la grave situación del sistema financiero y, como consecuencia, de la economía, y dijo que este plan de actuación es el punto de partida para seguir trabajando "todos los días".

"Esto no podía esperar", añadió Zapatero, quien aseguró que el deterioro del sistema financiero "ha sido gravísimo", y destacó que las dos medidas son "razonables" y "homólogas" a las del resto de países de la Eurozona.

En concreto, el líder del Ejecutivo subrayó que se concederán avales a las operaciones de financiación de las entidades por un importe máximo de hasta 100.000 millones de euros, cifra que consideró incluso "baja" en relación al Producto Interior Bruto (PIB) español.

El Gobierno no tiene todavía una cifra para 2009, ya que el Ministerio de Economía y Hacienda tiene que hacer "una valoración muy precisa" de la situación, aunque Zapatero reconoció que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) "van a tener que incorporar alguna modificación" para incluir los avales para el próximo año.

Asimismo, el presidente explicó que la medida afectará a las entidades residentes, pero tambIén alcanzará a las extranjeras que desarrollen una "actividad significativa" en España.

"Si todo sale bien"

Zapatero destacó que las entidades de crédito que quieran acceder a los avales deberán cumplir una serie de requisitos estipulados por el Ministerio de Economía y Hacienda, y afirmó que "si todo sale bien" esta medida no tendrá coste para el contribuyente.

En este sentido, el presidente destacó que las entidades que quieran acceder a los avales tendrán que cumplir una serie de requisitos que establecerá el Ministerio de Economía y Hacienda, como condiciones especiales de solvencia que proponga el Banco de España, y que el plazo para acceder a ellos finalizará el 31 de diciembre de 2009. Además, el plazo máximo de vencimiento de la deuda que se emitirá será de cinco años, tal y como acordó el Eurogrupo.

Las operaciones que se avalarán con esta iniciativa son emisiones de pagarés, bonos y emisiones admitidas a negociación en mercados secundarios oficiales españoles. El aval también se podrá extender a otros instrumentos, como depósitos interbancarios, en el marco de un esquema concertado y coordinado entre los gobiernos de la zona euro.

El Ministerio de Economía y Hacienda será el encargado de otorgar los avales, y éstos "devengarán una comisión que refleje el riesgo que asume el Estado en cada operación", explicó Zapatero.

Preguntado sobre el coste en términos de calificación de la deuda española, el presidente afirmó que "seguramente" todos los países europeos implicados en esta iniciativa pueden tener "alguna situación así", aunque apuntó que España tiene la ventaja de que su deuda está "en niveles muy favorables", ya que no llega al 40%, frente al 60% en que se sitúa la media europea.

Compra de títulos de entidades

Respecto a la autorización para que el Ministerio de Economía y Hacienda adquiera títulos emitidos por las entidades financieras residentes en España que necesiten reforzar sus recursos propios, Zapatero subrayó que se trata de una medida "cautelar" y de "carácter preventivo" para establecer una fórmula que permita recapitalizar las entidades "si fuera necesario", ya que en España no existe actualmente una situación de insolvencia.

"A día de hoy no es necesario, no hay que poner ninguna cantidad ni vamos a actuar", subrayó Zapatero, quien aseguró que el Ejecutivo ha "considerado conveniente incorporar esta disposición" por si fuera necesario actuar, "si llegara el momento", con otro instrumento legislativo.

Esta iniciativa, que tiene efecto también hasta el 31 de diciembre de 2009, incluye participaciones preferentes y cuotas participativas, y los acuerdos de ejecución se adoptarán "previo informe del Banco de España".

El presidente del Gobierno recordó que estas iniciativas se unen al paquete de medidas aprobado por el Consejo de Ministros el pasado viernes, que incluye un fondo de 30.000 euros para comprar activos financieros de alta calidad -ampliable hasta 50.000- y el aumento del fondo de garantía de depósitos hasta 100.000 euros.

"Confianza en la actuación coordinada de la UE

Zapatero mostró su "confianza" en que la actuación "fuerte, determinada y coordinada" de la Unión Europea para respaldar el sistema financiero, y con ello la actividad económica y la capacidad de las empresas de financiarse y abordar nuevas inversiones, "es la mejor garantía para el mantenimiento del empleo, el mantenimiento del bienestar y para un adecuado funcionamiento del sistema económico".

El presidente del Gobierno también hizo un llamamiento al "esfuerzo colectivo" que le corresponde al Ejecutivo y a las fuerzas políticas, al tiempo que agradeció la actitud de empresarios y sindicatos.

"Mi país va a estar siempre entre aquellos que, con más determinación y decisión, toman medidas en un contexto de gravedad como el actual", sentenció.

Ya somos 198.216