El Gobierno chino ordena la retirada del mercado de todos los lácteos producidos antes del 14 de septiembre

Es la medida más radical impuesta por Pekín para poner fin al escándalo de la leche adulterada.

El Gobierno chino ha decidido ordenar la retirada del mercado de toda la producción nacional láctea anterior al 14 de septiembre, para garantizar que todos los artículos que lleguen a los consumidores hayan pasado por los nuevos controles de calidad.

La orden se ha hecho llegar a través de una circular conjunta de varios ministerios, el de Sanidad y Comercio incluidos, y dejará probablemente sin abastecimiento a buena parte de los supermercados chinos durante una temporada, según informa en su web Nanfang Daily. La única opción será recurrir a los artículos de importación.

La circular no explica por qué se ha marcado como fecha el 14 de septiembre, aunque el 15 de septiembre fue el día en que las autoridades lanzaron una campaña de inspección de la industria láctea a nivel nacional.

Hasta ahora, el Gobierno central había ordenado la retirada de productos concretos de empresas específicas, pero ésta es la medida más radical puesta por Pekín para poner fin al escándalo de la leche adulterada, que ha empañado a su industria alimentaria.

Mientras, los productos que ya hayan superado los nuevos controles de calidad, que incluyen un test de la fatídica melamina (el químico culpable de la muerte de tres bebés chinos y de los problemas renales que han sufrido decenas de miles), deberán llevar incluido un etiquetado especial, que deje claro que están libres de peligro.

Los límites marcados la semana pasada por el Gobierno chino establecen que ningún producto destinado al consumo infantil, como las leches en polvo maternizadas, podrá exceder el miligramo de melamina por kilo de producto; cualquier otro producto que contenga más de un 15% de leche deberá ajustarse al límite de 2,5 miligramos por kilo.

Ya somos 190.611