AENA creará un sistema sancionador y de control del uso de rutas no autorizadas sobre poblaciones

Ha anunciado la decisión tras una reunión con los municipios más afectados por el ruido de aviones.

Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) creará un sistema de control sancionador de las compañías aéreas que utilicen rutas no autorizadas y sobrevuelen poblaciones cercanas al aeropuerto valenciano de Manises "con la intención de ahorrarse combustible", según informaron en un comunicado fuentes del Ayuntamiento de Valencia tras la tercera reunión del grupo técnico del ruido compuesto por AENA y representantes de los municipios más afectados por el ruido de aviones.

Según esta fuente, AENA informó en el encuentro del proceso de adjudicación de este sistema, "que de acuerdo con los plazos previstos de instalación debe comenzar a funcionar en septiembre de 2009". La concejal de Contaminación Acústica del Ayuntamiento de Valencia, Lourdes Bernal, aseguró ayer que el consistorio vigilará que AENA "cumpla sus compromisos para mitigar el ruido de los aviones" que sobrevuelan la ciudad.

En la reunión, según las mismas fuentes, se ha decidido "dar impulso a una de las reivindicaciones de los afectados, como es crear un sistema de control sancionador de las compañías aéreas que utilicen rutas no autorizadas sobrevolando estas poblaciones con la intención de ahorrarse combustible".

Para Bernal, la futura puesta en marcha de este sistema "es un paso importante, si bien quedan muchas cosas por hacer". "Desde el Ayuntamiento de Valencia vamos a estar vigilantes para que AENA cumpla con todos los compromisos que ha adquirido".

La concejala de Contaminación Acústica subrayó que "la presión del Ayuntamiento de Valencia contra esta práctica ha sido constante y ha ido creciendo en los últimos años al constatar que no se hacía nada desde la Administración estatal".

El consistorio de Valencia, junto con otros municipios afectados, formó el grupo de trabajo "y por fin AENA se pone en marcha tras más de cuatro años de reclamaciones", indicó la edil.

Bernal recordó que "se pueden contar por cientos de miles los vecinos afectados, y continuamente se reciben las quejas y reclamaciones de los ciudadanos que soportan el ruido de los aviones cruzando sobre sus poblaciones, en rutas no autorizadas por sobrevolar zonas habitadas, por lo tanto es hora ya de poner límite".

La edil lamentó que "una vez más no se haya invitado a la Federación de Asociaciones de Vecinos a participar en las reuniones de trabajo pues son los representantes de los más de 130.000 afectados por el ruido de los aviones".

El grupo de trabajo quedó formalmente constituido en abril de este año. En aquella primera reunión además de presentar la huella acústica del Aeropuerto de Valencia se propuso una serie de temas que debía implantar por AENA para la minimización del impacto acústico del aeropuerto. Entre las medidas que se solicitaron por parte del Ayuntamiento de Valencia estaba la creación de un mecanismo de control que permitiera penalizar los posibles incumplimientos de las trayectorias fijadas para los aviones.

En la segunda reunión mantenida por el grupo técnico de trabajo, AENA adquirió el compromiso de instalar este mecanismo de control, el denominado Sistema de seguimiento de trayectorias y monitorizado de ruido para el aeropuerto de Valencia. Como explicó la edil, "este sistema de seguimiento permitirá controlar las trayectorias seguidas por las aeronaves en aterrizaje y despegue, así como los niveles de presión sonora alcanzados al sobrevolar la ciudad".

En el tercer encuentro, AENA informó del proceso de adjudicación de este sistema, "que de acuerdo con los plazos previstos de instalación debe comenzar a funcionar en septiembre de 2009".

ambién se ha estudiado un conjunto de medidas de carácter técnico orientadas a definir una disciplina en la gestión de operaciones que desde el punto de vista medioambiental sea la "más favorable", según las mismas fuentes.

"El Ayuntamiento de Valencia solicitó que el texto fuera remitido a los distintos ayuntamientos al objeto de poder revisar con detalle estas medidas y aportar en su caso sugerencias y/o objeciones al mismo dadas las características de cada municipio afectado", resaltó Bernal.

El tipo de medidas que se pueden establecer para minimizar el impacto acústico de las poblaciones del entorno aeroportuario son, entre otras, las relacionadas con la utilización de pistas y medidas referentes a la disciplina de los aviones en las rutas de los corredores aéreos.

"Estas medidas obligarán a los pilotos a realizar las maniobras según una determinada trayectoria, de modo que cuando deban sobrevolar la ciudad lo hagan a una altura mínima y en un determinado trayecto", especificó Bernal.

Ya somos 191.231