China también podría controlar los niveles de melamina en la fabricación de recipientes para alimentación

Ante la posibilidad de que un uso excesivo contamine la comida.

Tras la grave crisis en la salud pública china por la leche adulterada con melamina, que ha afectado a decenas de miles de bebés en el país, las autoridades sanitarias están estudiando controlar los niveles de melamina no sólo en el sector alimentario, sino también en el proceso de fabricación de recipientes para alimentación.

Según informa hoy el rotativo Shanghai Daily, tanto el Ministerio de Sanidad como la Administración General para la Inspección de la Calidad, Supervisión y Cuarentena (organismo encargado de la seguridad alimentaria china), están valorando establecer unos límites después de que la International Food-Packaging Association, con sede en Pekín, alertara sobre el riesgo de que un uso excesivo de melamina en los recipientes para alimentación contaminen la comida.

El riesgo de contagio a los alimentos se incrementa cuando los artículos son calentados a altas temperaturas, al ser introducidos, por ejemplo, en los hornos microondas.

La Unión Europea, según esta información, establece un límite de 30 miligramos de melamina por kilogramo de vajilla.

La melamina es empleada de forma generalizada en la fabricación de plásticos y pinturas, y según había denunciado Dong Jinshi, subdirector de la asociación de empaquetados de Pekín, en China existen alrededor de un millar de compañías que utilizan melamina en la fabricación de sus artículos.

Ya somos 203.734