Las empresas farmacéuticas acusadas por la CE de retrasar la comercialización de medicamentos genéricos

Estas prácticas costaron a los consumidores cerca de 3.000 millones de euros entre 2000 y 2007, según una muestra en 17 países.

La Comisión Europea acusó hoy a las empresas farmacéuticas de utilizar diversos métodos para retrasar o incluso bloquear la comercialización de medicamentos genéricos o de fármacos competidores con el objetivo de mantener un alto nivel de ingresos. Estas prácticas, según denunció el Ejecutivo comunitario, provocan "importantes costes adicionales" para los presupuestos de la sanidad pública y reducen los incentivos para la innovación.

Estas conclusiones aparecen recogidas en el informe preliminar elaborado por Bruselas sobre el sector farmacéutico. El informe señala que "la competencia en este sector no funciona como debiera", aunque de momento no denuncia a ninguna empresa en concreto ni propone ninguna solución legislativa. Ello se deja para una etapa posterior. A partir de ahora se abre un periodo de consulta pública que se alargará hasta el 31 de enero de 2009 y el informe final estará listo durante la primavera de ese año.

La comisaria de Competencia, Neelie Kroes, avisó en todo caso de que el Ejecutivo comunitario "no dudará en incoar procedimientos antitrust contra las empresas cuando haya indicios de que puedan haberse violado las normas de competencia". De hecho, el Ejecutivo comunitario ya lanzó el pasado lunes inspecciones por sorpresa en las instalaciones de empresas farmacéuticas en varios Estados miembros al considerar que podrían estar vulnerando la legislación europea que prohíbe las prácticas comerciales restrictivas y el abuso de posición dominante.

"Estos resultados preliminares ponen de manifiesto que la entrada en el mercado de las empresas de genéricos y el desarrollo de medicamentos nuevos y más asequibles a veces se bloquea o se retrasa, con un coste significativo para los sistemas de salud, los consumidores y los contribuyentes", lamentó Kroes.

Estrategias de comercialización dilatorias

La investigación del sector confirma que la comercialización de los genéricos suele darse más tarde de lo esperado. Por término medio, los productos genéricos tardaron unos siete meses en incorporarse al mercado sobre la base de la media ponderada, e incluso los medicamentos más vendidos se enfrentaron a un retraso medio de cuatro meses.

Dado el fuerte impacto de la entrada de los genéricos, esto supuso una pérdida de ahorros de aproximadamente 3.000 millones de euros para los sistemas sanitarios entre 2000 y 2007 en una muestra de medicamentos cuyas patentes expiraron en 17 Estados miembros. En términos relativos, podría haber reducido la factura de estos medicamentos en más del 5 %. Los resultados preliminares sugieren que las prácticas objeto de investigación contribuyeron a estas deficiencias.

El informe preliminar resalta varias estrategias específicas distintas para retrasar la comercialización de genéricos. La primera es la presentación por parte de las farmacéuticas originales de "grupos de patentes", es decir, un gran número de patentes a escala comunitaria (en un caso hasta 1.300) para un solo medicamento. El segundo método de dilación es el inicio de pleitos de patentes con empresas de genéricos (cerca de 700 casos), con una duración media de casi tres años. Al final, las compañías de genéricos ganaron más del 60% de los casos.

En tercer lugar, las empresas originales celebraron más de 200 acuerdos con compañías de genéricos en la UE, en los que pactaron condiciones para terminar un pleito o un conflicto en curso. Más del 10% de los acuerdos consistieron en los llamados "acuerdos de pago compensatorio", que limitaron la entrada al mercado de genéricos a cambio de pagos por parte de las empresas originales a las empresas de genéricos. Estos pagos ascendieron en total a más de 200 millones de euros.

Finalmente, las empresas originales intervinieron en procedimientos nacionales para la aprobación de medicamentos genéricos en un gran número de casos, lo que redundó en un retraso medio de cuatro meses para los medicamentos genéricos.

El informe preliminar también encontró pruebas de que las empresas originales practican asimismo estrategias de patentes defensivas para evitar la competencia de otras empresas originales. Esto "puede obstruir la innovación, redundar en costes más altos para las empresas farmacéuticas competidoras y retrasar el acceso de los consumidores a medicamentos innovadores", asegura el Ejecutivo comunitario.

En los documentos encontrados por la Comisión durante la investigación del sector se incluyen declaraciones de las farmacéuticas como las siguientes: "identificamos varios medios para obtener o adquirir patentes con el único propósito de limitar la libertad de acción de nuestros competidores... En determinados mercados clave, se mantienen los derechos correspondientes a otros productos competidores hasta que el riesgo de que aparezcan productos competidores sea mínimo"; "supongo que todos hemos mantenido conversaciones sobre cómo podemos bloquear a los fabricantes de genéricos".

Patente comunitaria única

Durante el proceso de elaboración del informe, tanto las empresas de genéricos como las empresas originales pidieron una sola patente comunitaria y la creación de un órgano judicial europeo para las patentes, unificado y especializado.

Estas peticiones se ven apoyadas por los resultados preliminares de la investigación del sector, que descubrió un 11% de sentencias finales contradictorias en los pleitos y unos costes directos totales asociados con los pleitos de patentes de 420 millones de euros. Estas contradicciones y los costes relacionados con los pleitos podrían evitarse, o reducirse al mínimo estricto, con una patente comunitaria y un órgano judicial para las patentes unificado y especializado, según Bruselas.

Ya somos 191.231