Vía Digital, sancionada con 18.000 euros por publicidad engañosa

La empresa ofrecía "un año gratis de los mejores canales", pero la oferta no sólo no era gratuita, sino que resultaba más cara que su Paquete Básico. FACUA lamenta la lentitud de las administraciones y la escasa cuantía de la sanción.

La Dirección General de Consumo de la Comunidad de Madrid ha impuesto una sanción de 18.030 euros a Vía Digital a raíz de una denuncia presentada por la Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (FACUA) por publicidad engañosa.

FACUA denunció en diciembre de 2000 ante diversos organismos una campaña publicitaria en la que Vía Digital utilizaba el reclamo "disfruta un año gratis de los mejores canales", induciendo a los consumidores a creer que ofrecía toda su programación de forma gratuita cuando en realidad se trataba de un simple descuento al contratar una opción con tres paquetes de canales.

La oferta de Vía Digital no sólo no era gratuita, sino que para acogerse a ello el usuario debía pagar una mensualidad 3 euros más cara que su Paquete Básico. La oferta, denominada Opción Supervía, consistía en tres paquetes de canales al precio de 25,24 euros mensuales, unos 13,22 euros menos que si los contratara todos por separado. Asimismo, el usuario debía abonar 90,15 euros por el alta en el servicio.

FACUA considera positiva la resolución, aunque lamenta la baja cuantía de la sanción y que haya tardado más de un año y medio desde la presentación de la denuncia, así como el hecho de que el Ministerio de Ciencia y Tecnología, competente en el control de la publicidad televisiva, no actuase ante la denuncia. Como tampoco lo hizo la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones, cuya resolución se limitó a indicar que el caso debía "ser analizado por los tribunales" ya que los hechos denunciados no eran "susceptibles de distorsionar de manera sensible la libre competencia" y este organismo se declara al margen de la protección de los consumidores.

La Federación advierte que si las administraciones competentes no actúan con mucha más celeridad y contundencia ante este tipo de irregularidades, cometerlas resulta más que rentable para los anunciantes, dado que sus campañas no son paralizadas y las sanciones apenas les afectan económicamente si se tiene en cuenta que no resultan en absoluto proporcionales a los perjuicios causados a los consumidores y a las millonarias inversiones destinadas a este tipo de campañas publicitarias.

Ya somos 203.687