Los países de la eurozona se desmarcan de Reino Unido y no bajarán el IVA

El Eurogrupo cree que el plan de Bruselas para movilizar 200.000 millones de euros de estímulo fiscal va "en la buena dirección".

Los ministros de Economía de los dieciséis países de la eurozona acordaron ayer que no recurrirán a una bajada del IVA como instrumento para reactivar el consumo y luchar contra la recesión porque consideran que esta medida no es eficaz y prefieren un aumento de la inversión pública. El Eurogrupo se distanció así del plan de estímulo de Reino Unido, que se basa en un recorte del IVA del 17,5% al 15% a partir de este lunes.

"Los dieciséis Estados miembros de la zona euro -incluyendo a Eslovaquia, que participa en las reuniones del Eurogrupo como observador porque entrará el 1 de enero de 2009- no reducirán el tipo normal del IVA", anunció el primer ministro luxemburgués y presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, al término de la reunión.

Juncker justificó esta negativa en el hecho de que "no se puede estar seguro" de que la rebaja del IVA vaya a tener un efecto sobre los precios y el consumo. Además, los países de la eurozona creen que "anunciar una rebaja del IVA al mismo tiempo que se anuncia que el tipo del IVA volverá a subir poco tiempo después de su bajada no produce los efectos deseados a medio y largo plazo".

En el plan de recuperación presentado la semana pasada, el Ejecutivo comunitario proponía las rebajas temporales del IVA como uno de los posibles instrumentos para reactivar la demanda, aunque su propio presidente, José Manuel Durao Barroso, ya dijo que consideraba más eficaz un aumento del gasto público. Francia, Alemania y España anunciaron inmediatamente que no pensaban seguir la vía iniciada por Londres.

El primer ministro luxemburgués recordó que en el documento de Bruselas los recortes del IVA son voluntarios y no excluyó que, aparte de Reino Unido, algún otro Estado miembro de la UE que no pertenezca a la eurozona los anuncie.

Los países que comparten la moneda única coincidieron en que el plan de recuperación de Bruselas, que pide a los Estados miembros un estímulo fiscal de 200.000 millones de euros (el 1,5% del PIB de la UE), va "en la buena dirección". Todos los planes nacionales que se han presentado hasta ahora, entre ellos el de España, respetan las directrices marcadas por la Comisión, señaló Junker.

Todos los Estados miembros están de acuerdo en que "la política monetaria no podrá dar una respuesta suficiente para reaccionar a la crisis" y en que es necesaria "una reacción fuerte de política económica". Las medidas de estímulo que adopten los Gobiernos contra la recesión deben ser "temporales, buen dirigidas, adoptadas en tiempo útil y coordinadas".

Por lo que se refiere a la cuantía del estímulo solicitado por el Ejecutivo comunitario, el presidente del Eurogrupo dijo que considera "más importante coordinar los planes nacionales que ponerse de acuerdo de manera teórica y anticipada sobre una cifra exacta". En este sentido, señaló que sólo cuando todos los países hagan públicos sus planes se podrá saber el dato global. "Lo veremos en la autopsia", ironizó.

Por su parte, el comisario de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, dijo que todos los Estados miembros están convencidos de la necesidad de "hacer más" y se mostró convencido de que a finales de este mes "veremos que la cifra evocada por la Comisión está muy cerca de la cifra que será adoptada por los Estados miembros". Tanto Almunia como Juncker restaron importancia a la negativa de países como Alemania a ir más allá en sus planes nacionales.

El comisario de Asuntos Económicos resaltó que las previsiones que presentó Bruselas a principios de noviembre -que pronosticaban que la UE crecerá un 1,4% en 2008 y un 0,2% en 2009 y la eurozona un 1,2% y un 0,1%, respectivamente- han quedado "anticuadas" porque algunos de los riesgos a la baja se están materializando. Ello hace todavía más urgente adoptar planes de estímulo.

Ya somos 198.328