España no está en la lista de importadores de cerdo irlandés y Sanidad investiga la posible entrada desde otros países

La Comisión Europea constata que Irlanda exportó porcino sospechoso de contaminación con dioxinas a 12 países europeos y nueve de fuera de la UE.

España no está en la lista de países importadores directos de cerdo irlandés sospechoso de contaminación con dioxinas difundida por la Comisión Europea. El Ministerio de Sanidad y Consumo investiga actualmente la posible entrada desde otros países que sí están afectados.

Según ha informado la Comisión, los países europeos afectados son Italia, Alemania, Holanda, Polonia, Suecia, Bélgica, Dinamarca, Estonia, Francia, Portugal, Chipre y el Reino Unido. Además, hay nueve países fuera de la Unión Europea: Estados Unidos, Japón, Rusia, Singapur, Suiza, Hong Kong, China, Canadá y Corea.

"No hay constancia de que haya llegado a España por distribución directa carne de cerdo procedente de Irlanda. Estamos investigando si podría haber llegado desde otro país, como Francia o Portugal, que ha sido incluido a la lista", señalaron fuentes del Ministerio, desde donde puntualizaron que, de existir este producto en España, "sería de forma muy residual".

Sanidad recordó que son las comunidades autónomas quienes tienen las competencias de información y control en este campo, por lo que recomendó a los ciudadanos que pudieran tener en sus frigoríficos carne irlandesa comercializada a partir del 1 de septiembre, que se dirijan a las autoridades sanitarias autonómicas para notificarlo.

El Ministerio informa a las asociaciones de consumidores

El Ministerio ha remitido hoy a las asociaciones que integran el actual Consejo de Consumidores y Usuarios y a FACUA-Consumidores en Acción un informe emitido por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan). "En este momento no existe ninguna evidencia de que la carne cerdo contaminada con dioxina procedente de Irlanda esté presente en el mercado español", señala el documento, que indica que "la Aesan seguirá informando conforme se reciban datos de la Comisión Europea".

En relación a los efectos del consumo de alimentos contaminados con dioxinas, el informe de la Aesan plantea que "los daños para la salud se asocian con exposición a largo plazo a elevados niveles" y que "no existe un riesgo inmediato por una exposición a corto plazo".

Irlanda ordenó el sábado la retirada de la carne de cerdo, bacon y productos elaborados con ellos después de haber hallado en estos animales dioxinas tóxicas, cuyo consumo prolongado en humanos está relacionado con el desarrollo de enfermedades cancerígenas.

A principios de la semana pasada, análisis rutinarios realizados por las autoridades irlandesas encontraron niveles elevados de PCBs (bifenilos policlorados) en carne de cerdo sacrificado con fecha posterior al 1 de septiembre. Como estos niveles elevados de PCBs suelen ser indicadores de una contaminación por dioxinas, se procedió a realizar determinaciones del contenido en dioxinas para determinar la fuente de la contaminación.

Resultados analíticos posteriores confirmaron la presencia de dioxinas a niveles 100 veces superiores a los tolerados según la legislación vigente en la UE. La fuente de la contaminación son los piensos utilizados por varias granjas de cria de cerdo en Irlanda.

Las dioxinas saltaron a la luz pública en 1999 cuando se detectó en Bélgica su presencia en piensos a niveles muy elevados debido a la inclusión de aceite de uso industrial en piensos.

La carne procedente de estas granjas se ha utilizado en la producción de carne procesada y derivados cárnicos en diversas industrias en mezcla con carne procedente de otras explotaciones.

Ya somos 204.085