21 millones de clientes

Nuevo robo de millones de datos bancarios en Alemania

Provoca la alarma en los estamentos político y policial. Los empresarios culpan a los empleados de pequeños operadores y 'call center'.

El robo de los datos bancarios de 21 millones de ciudadanos en Alemania ha desatado la alarma de los estamentos político y policial, que advirtió de los peligros de que tales datos personales caigan en una suerte de "vagabundeo incontrolado".

Según informa la agencia EFE, la Federación de Agentes de lo Criminal (BDK, por sus siglas en alemán) ha advertido que la compra venta en el mercado negro de datos como nombre y apellidos, fecha de nacimiento y número de cuentas ha entrado en una órbita de criminalidad creciente, atribuible en primera línea a empleados mal pagados.

El caso ahora detectado, en que se ofrecen en el mercado millones de datos personales, ha evidenciado que las lagunas que favorecen este tráfico no son un problema específico de las compañías telefónicas, sino un tipo de delito que afecta a la empresa privada.

"El estamento político debe actuar. Los departamentos de protección de datos deben ser capaces de actuar al menos con la misma intensidad en el ámbito de la empresa privada como en los cuerpos de seguridad", dijo Klaus Jansen, presidente del BDK.

La fiscalía de Düsseldorf ha afirmado que las diligencias al respecto no han hecho más que empezar y que en primer lugar habrá que investigar el contenido de un CD, entregado a ese departamento por el semanario Wirtschaftswoche.

Detalles sobre el patrimonio

Según informaciones de esa redacción, el CD les fue ofrecido a modo de "prueba" del valor de los datos que pretenden vender en el mercado negro.

Los datos incluyen nombres, fechas de nacimiento, números de cuentas bancarias y detalles sobre el patrimonio de esas personas y se ofertan en el mercado negro por unos doce millones de euros, según pudo comprobar la publicación.

Tanto esa revista como el BDK imputan este tipo de acciones a empleados de pequeños operadores telefónicos y centros de atención al cliente, generalmente mal pagados, a los que el propio cliente suministra este tipo de datos.

En octubre robaron datos de 17 millones de personas El pasado octubre, la compañía telefónica Telekom admitió el robo de datos privados de 17 millones de sus clientes en una operación informática ilegal ocurrida en 2006 aunque aseguró que no se trató de datos sensibles como números de cuenta bancaria pero sí de nombres, fechas de nacimiento y direcciones.

Ambos escándalos han puesto en entredicho tanto la solidez de los dispositivos de seguridad de las compañías telefónicas como del sistema de protección de datos personales alemán, uno de los estamentos hasta ahora sacrosantos para los ciudadanos del país.

El ministro del Interior, Wolfgang Schäuble, ha rechazado las acusaciones vertidas desde las filas del grupo parlamentario socialdemócrata, instándole a obrar con contundencia.

Schäuble ha anunciado medidas más severas contra este tipo de delincuencia y recordado, al mismo tiempo, que para que éstas prosperen se precisa del consenso del co-gubernamental Partido Socialdemócrata (SPD).

Ya somos 190.777