El presidente de FACUA critica en el Parlamento Andaluz que los presupuestos reflejan el freno que están sufriendo las políticas de Consumo

Sánchez Legrán denuncia que la Junta de Andalucía no apuesta suficientemente por el asociacionismo de los consumidores.

Un año más, el presidente de la Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (FACUA), Francisco Sánchez Legrán, ha criticado en su comparecencia parlamentaria la falta de sensibilidad de la Junta de Andalucía a la hora de reflejar en sus presupuestos la necesaria potenciación de las políticas de Consumo, máxime en un año en el que decenas de miles de consumidores han sido víctimas de un fraude como el caso Opening.

"El aumento que experimenta la partida del programa de Consumo, exceptuando la que se produce en personal y que esperamos se destine a potenciar el cuerpo de inspectores, está muy por debajo de la subida media en la mayoría de los programas y del propio aumento en torno al 9% que se produce en los Presupuestos del 2003", ha señalado el presidente de FACUA. "Algo que sólo puede indicar que falta la voluntad política necesaria para garantizar el cumplimiento de las competencias que en materia de consumo tiene atribuidas la Comunidad Autónoma".

"No se puede argumentar que se esté defendiendo el asociacionismo de los consumidores y su necesaria intervención en el mercado para prevenir y hacer frente a los numerosos abusos y fraudes que se producen con una partida de en torno a 800.000 euros para las tres federaciones de consumidores y sus veinticuatro asociaciones provinciales", ha advertido Sánchez Legrán. "Un presupuesto", indicó, "que está muy lejos del papel de agentes sociales y económicos que están desempeñando las organizaciones de consumidores".

El presidente de FACUA ha criticado que, "lamentablemente, la Junta de Andalucía ha pasado de defender como pilar fundamental de las necesidades de las políticas de protección a los consumidores, el fomento de la autodefensa de los consumidores a través de la auto-organización de la sociedad civil en torno al Consumo, como señala textualmente la exposición de motivos de la Ley aun hoy vigente de los Consumidores y Usuarios en Andalucía de 1985, a otro pilar fundamental basado en el fomento del intervencionismo y el paternalismo como guías de las nuevas políticas de Consumo a seguir por la Administración".

"Así se viene desprendiendo de las actuaciones que en dicha materia se han desarrollado en los últimos ejercicios y cuyos más claros exponentes han sido la aprobación de un Plan Estratégico de Protección al Consumidor que no cuenta con el consenso de la mayoría de las organizaciones de consumidores ni con el apoyo del Consejo de los Consumidores y Usuarios (CCU) de Andalucía, la elaboración del Anteproyecto de Ley de Protección de los Consumidores y Usuarios de Andalucía, que no recoge las propuestas y consideraciones de la mayoría de las organizaciones de consumidores ni de sus órganos de representación institucional, y los recortes en los medios y competencias del CCU de Andalucía", ha señalado Sánchez Legrán.

FACUA considera que se sigue manteniendo una cantidad claramente insuficiente para garantizar un funcionamiento digno del Consejo Andaluz de Consumo, órgano de concertación en materia de Consumo entre consumidores y empresarios, y sus ocho consejos provinciales, y del Consejo de los Consumidores y Usuarios de Andalucía, el órgano de consulta y representación de los consumidores andaluces.

No obstante y al margen de esta crítica a las partidas destinadas a Consumo, el presidente de FACUA ha indicado que los presupuestos son "globalmente positivos por el criterio social que los inspira, como lo demuestra el hecho de que más de la mitad del mismo vaya destinado a políticas sanitarias y de educación".

Ya somos 200.209