275 páginas de facturas

Ono factura a un usuario casi 18.000 llamadas a líneas 905 y le amenaza con embargarle sus bienes si no las paga

Es uno de los más de 1.000 afectados por el fraude de las llamadas falsas que han acudido a FACUA.

Ono ha facturado a un usuario 17.908 llamadas a líneas 905 y le amenaza con embargarle sus bienes si no las paga.

Heiko Kraft, un alemán residente en Barcelona, es uno de los más de 1.000 afectados por el fraude de las llamadas falsas a teléfonos de concursos que han acudido a FACUA-Consumidores en Acción. La asociación está asesorando a los usuarios a través de la web FACUA.org/905.

Tras meses sin soluciones por parte de las administraciones ante las que ha presentado diversas reclamaciones, Heiko se ha asociado a FACUA para que emprenda acciones en defensa de sus derechos.

En dos facturas emitidas por Ono al usuario en los meses de febrero y marzo de 2008 aparecen 5.779 y 12.129 llamadas a veintiséis líneas 905, que suponen 19.734,62 euros. Las dos facturas suman 275 páginas.

El argumento esgrimido por la empresa para no cancelar los recibos es que ha verificado que las llamadas se hicieron desde su número con "un sistema de comprobación altamente tecnológico con una fiabilidad del 100%".

Pero los breves intervalos en los que se repiten las llamadas en las facturas se reducen en muchos casos a 5 segundos, uno de los elementos que pone de manifiesto que la marcación, de haberse producido, no fue realizada por una persona sino por una máquina que secuestró la línea.

Es más, el usuario ha denunciado que muchas de las supuestas llamadas a líneas 905 coinciden con horas y días en que las dos personas que residen en el domicilio, Heiko y su pareja, estaban fuera de casa trabajando o de vacaciones. Pero Ono se ha negado a dar ninguna explicación al afectado, ni siquiera cuáles son las empresas resonsables de las líneas 905 incluidas en las facturas.

Heiko había presentado a Ono una primera reclamación en enero para advertir que se estaban produciendo irregularidades en su línea: entre ellas, cruces, ruidos extraños y los avisos de conocidos de la pareja que les indicaban que su teléfono estaba continuamente comunicado cuando en realidad nadie hablaba desde él. Después, recibió la primera factura con supuestas llamadas a líneas 905 -ochenta y nueve páginas- por importe de 6.368,46 euros. En la siguiente factura, de 186 páginas, la cifra alcanzó los 13.366,16 euros.

Ono también ha amenazado al usuario, a través de la empresa de gestión de cobros Corporación Legal, con emprender actuaciones judiciales contra él el pasado junio solicitando "el embargo de todo tipo de bienes y derechos (sueldos, pensiones, vehículos, vivienda, fincas, derechos hereditarios, etc.)".

"Nuestro cliente", continúa la firma en una carta, "solicitará su inclusión en los correspondientes listados de morosos, lo cual le generará innumerables contratiempos a la hora de solicitar cualquier tipo de préstamo bancario, financiación o pagos aplazados de sus compras".

Ya somos 204.112