Importantes carencias en la medida

FACUA critica que la inmensa mayoría de los parados todavía no puede acogerse a la moratoria en el pago del 50% de las hipotecas

Sólo unas pocas entidades se han adherido a la medida más de 40 días después de la publicación en el BOE del Real Decreto que la regula.

FACUA-Consumidores en Acción critica que la inmensa mayoría de parados todavía no puede acogerse a la moratoria de dos años en el pago de hasta el 50% de sus hipotecas. Asimismo, la asociación ha observado importantes carencias en la medida, tanto por las limitaciones en los destinatarios como en los elevados tipos de interés con los que habrá que devolver las cantidades aplazadas.

Sólo unas pocas entidades de crédito se han adherido a la medida más de cuarenta días después de la publicación en el BOE, el 2 de diciembre, de la norma que la regula, el Real Decreto 1975/2008, de 28 de noviembre, sobre las medidas urgentes a adoptar en materia económica, fiscal, de empleo y de acceso a la vivienda.

Vigente desde el 1 de enero, la moratoria fue anunciada a comienzos de noviembre por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que señaló que "puede afectar a más de 500.000 trabajadores".

Lo que no aclaró el presidente es que si las entidades financieras se niegan, sus clientes no podrán acogerse a la medida. Y es que para que una persona en paro pueda solicitar la moratoria hipotecaria, es imprescindible que su entidad financiera haya suscrito un convenio con el Instituto de Crédito Oficial (ICO).

El Real Decreto establece en su artículo 7 que "el Ministro de Economía y Hacienda instruirá al Instituto de Crédito Oficial para que concierte con las entidades de crédito los correspondientes convenios que prevean las medidas de apoyo financiero para alcanzar los fines previstos".

El listado de entidades de crédito adheridas a la Línea ICO-Moratoria-Hipotecaria se reduce, con fecha 12 de enero, a diecisiete: BBVA, Caja de Ahorros de La Rioja, Caixa Manlleu, Banca March, Banco Cooperativo Español, Caja Rural del Sur, Caja Rural de Ciudad Real, Caja Rural Aragonesa y de los Pirineos, Caja Rural de Aragón, Cajasiete, Caja Rural de Teruel, Banca Pueyo, SA Nostra, Caja de Ahorros y MP de las Baleares, Cajamar, Banco de Valencia, Caja General de Ahorros de Canarias e Ipar Kutxa Rural.

Quiénes pueden solicitarla

Podrán beneficiarse de la medida, siempre que su entidad financiera haya suscrito el acuerdo con el ICO, trabajadores por cuenta ajena que se encuentren en situación legal de desempleo al menos durante los tres meses inmediatamente anteriores a la solicitud y tengan derecho prestaciones por desempleo, contributivas o no contributivas.

También podrán hacerlo trabajadores por cuenta propia que se hayan visto obligados a cesar en su actividad económica, manteniéndose en esa situación durante un periodo mínimo de tres meses, o los que acrediten ingresos íntegros inferiores a tres veces el importe mensual del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (Iprem) durante al menos tres mensualidades. Y asimismo, los pensionistas de viudedad por fallecimiento ocurrido una vez concertado el préstamo hipotecario.

FACUA lamenta que el Gobierno haya excluido de la medida a otros perfiles de usuarios que, sin estar parados, sí se encuentran en situaciones económicas especialmente problemáticas, como aquéllos que han sufrido recortes en sus ingresos con posterioridad a la firma de sus hipotecas -disminución de jornada, salario hora o un nuevo empleo con peores condiciones-.

Usuarios a los que hay que sumar el conjunto de hipotecados que, sin haber reducido sus sueldos, han experimentado en cualquier caso importantes subidas en las cuotas mensuales de sus hipotecas de las que nadie les alertó cuando firmaron sus préstamos. Incrementos que ahora les dificultan enormemente hacer frente a su pago.

Hasta el 50%, con un máximo de 500 euros al mes

Los beneficiarios de la medida podrán aplazar el pago de hasta el 50% del importe de sus cuotas hipotecarias, con un máximo de 500 euros mensuales, entre el 1 de enero de 2009 y el 31 de diciembre de 2010.

La condición para acogerse a la moratoria es que la hipoteca, sobre vivienda habitual, haya sido suscrita antes del 1 de septiembre de 2008, por un valor inferior a 170.000 euros y no se encuentre en situación de mora. El aplazamiento se instrumentará a través de un contrato firmado entre el cliente y la entidad de crédito.

FACUA ya criticó en su día que el tope de 170.000 euros puede resultar demasiado bajo teniendo en cuenta hasta dónde ha llegado el precio de la vivienda en muchas ciudades. De hecho, la cifra está incluso por debajo del importe medio de las hipotecas suscritas en cuatro comunidades autónomas según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) correspondientes al pasado mes de agosto: Islas Baleares (206.165 euros), País Vasco (204.538), Madrid (190.118) y Cataluña (170.584).

Cómo se abonarán las cantidades aplazadas

Las cantidades objeto de la moratoria tendrán que abonarse a partir de enero de 2011, con plazos de amortización de 3, 5, 7 ó 10 años, si bien éstos nunca podrán ser inferiores al plazo de vencimiento del crédito hipotecario.

Las cantidades objeto de la moratoria se abonarán con un tipo de interés variable, referencia ICO (actualmente coincide con el Euribor) más el 0,80%, y podrán ser canceladas de forma total o parcial sin penalización alguna.

FACUA considera muy alto el interés aplicable sobre las cantidades aplazadas. Tomando como referencia el Euribor de diciembre (3,452%) más el 0,80%, devolver 12.000 euros en 10 años supondría una cuota de 122,94 euros al mes y finalmente se abonarían 14.752,80 euros.

Asimismo, FACUA considera que el Gobierno debería haber ampliado los plazos de amortización de las cantidades aplazadas a la totalidad de la vida del préstamo. En este sentido, advierte a los usuarios que pretendan acogerse a la medida que la valoren como una vía para incentivar el ahorro y no el consumo, además de que deben tener en cuenta el importante incremento que experimentarán sus cuotas hipotecarias a partir de enero de 2010.

Y es que tras hasta dos años acostumbrados a abonar hasta la mitad de la cuota mensual, deberán asumir que ésta no sólo se duplicará, sino que además habrá que sumarle el pago de las cantidades objeto de la moratoria con sus correspondientes intereses (hasta 12.000 euros en 10 años, esto es, 100 euros al mes más intereses).

Cómo solicitarla

Según indica el ICO en su página web, "el cliente tendrá que presentar la documentación que cada entidad de crédito considere necesaria para estudiar la operación", si bien ésta "no podrá exigir garantías al cliente".

En cualquier caso, para solicitar la moratoria, los desempleados deberán presentar ante su entidad de crédito un certificado que acredite esta situación, expedido por el Servicio Público de Empleo Estatal.

Los trabajadores por cuenta propia que hayan cesado su actividad o tengan ingresos inferiores a tres veces el importe mensual del Iprem, tendrán que aportar un certificado expedido por la Agencia Estatal de la Administración Tributaria sobre la base de la declaración efectuada por el interesado ante el organismo.

En el caso de viudedad, mediante certificado expedido por el correspondiente organismo de la Seguridad Social.

Ya somos 203.683