La UE estudia qué hacer para logar que la banca normalice el crédito a empresas y familias

Reconoce que el funcionamiento de los mercados de crédito no es el adecuado.

Los ministros de Economía de la Unión Europea discutieron el martes qué hacer para lograr que la banca normalice el crédito tras constatar que, pese a los planes bancarios adoptados hasta ahora en la mayoría de Estados miembros para estabilizar el sistema financiero y evitar quiebras, "el dinero sigue sin llegar a empresas y familias".

El comisario de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, explicó que los planes de rescate están teniendo "muy buenos resultados" a la hora de restaurar el funcionamiento de los mercados del dinero y de los bonos. "Pero al mismo tiempo todos estamos de acuerdo en que el funcionamiento de los mercados de crédito no es adecuado. El crédito no se ha restaurado para muchas personas y empresas y esta es una cuestión prioritaria", dijo Almunia en rueda de prensa al término de la reunión del Ecofin.

Los ministros de Economía de la UE escucharon la presentación que el representante británico, Alistair Darling, les hizo del nuevo plan bancario de Reino Unido -que garantizará las deudas tóxicas de los bancos- y discutieron hasta qué punto esta iniciativa puede contribuir a estimular el mercado del crédito. Almunia señaló que se trata de ideas "muy interesantes" que merecen debatirse de manera urgente.

"No puedo anticipar hoy si son interesantes para todos o no, pero en cualquier caso hay aspectos que merecen inmediata discusión", señaló el comisario de Asuntos Económicos. Anunció además, que la comisaria de Competencia, Neelie Kroes, presentará líneas directrices sobre cómo debe hacerse en la UE el "tratamiento de activos tóxicos" para evitar distorsiones de competencia y que el Banco Central Europeo (BCE) contribuirá también al debate.

El primer plan adoptado por Reino Unido, basado en la recapitalización de los bancos, ya sirvió de modelo para el resto de países de la UE e incluso para Estados Unidos.

Los ministros de Economía de la eurozona aprobaron una declaración en la que subrayan que la recapitalización del sector bancario no tiene como objetivo crear nuevos requisitos de capital más exigente sino "mantener el crédito a los usuarios solventes". "Los incrementos de capital bancario deben tener un impacto en la economía real. No deben servir sólo para cumplir con requisitos regulatorios sobre ratios de capital sino para prestar a la economía real", dijo el ministro de Finanzas checo y presidente de turno del Ecofin, Miroslav Kalousek.

Por su parte, el vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, pidió de nuevo a la banca que, del mismo modo que el Ejecutivo les ha ayudado con la compra de activos y los avales, "arrime el hombro como lo está haciendo todo el mundo". A su juicio, los bancos son "los primeros interesados" en normalizar el crédito porque es su negocio, por lo que abogó por discutir con ellos dónde están los problemas y qué se puede hacer.

"La crítica de que el dinero sigue sin llegar a empresas y familias ha estado subyacente en todo el debate", dijo Solbes al dar cuenta de los resultados del Ecofin. Señaló que este problema "nos preocupa fundamentalmente a todos" pero no tiene "soluciones fáciles". Recordó que el Gobierno ha tomado "dos medidas específicas" en este sentido: reservar un tramo de las subastas de compras de activos a las entidades que hayan aumentado más el crédito y crear líneas de "riesgo compartido" con el sector privado en el Instituto de Crédito Oficial (ICO).

En todo caso, el vicepresidente admitió que "nadie tiene la solución mágica" y que ninguna de las medidas ensayadas hasta ahora -recapitalizaciones, compra de activos tóxicos, garantías adicionales para operaciones comerciales- se ha demostrado totalmente eficaz.

Estrategia de salida del déficit

Los ministros de Economía de los veintisiete analizaron la situación económica y se mostraron de acuerdo, con matices, con las previsiones publicadas este lunes por la Comisión Europea, según las cuales la UE se enfrenta ahora a una "profunda crisis económica" que continuará durante la primera mitad del año.

Pese a la gravedad de la situación, el Ecofin descartó poner en marcha un segundo paquete de estímulo fiscal porque todavía se desconocen los efectos del primero, que fue aprobado por los líderes europeos en diciembre y equivale al 1,5% del PIB comunitario. "Todavía no tenemos una evaluación de sus resultados y en mi opinión sería prematuro empezar a hablar de un segundo paquete", señaló Solbes, que recordó además que la mayoría de Estados miembros ya han agotado sus márgenes fiscales.

"Todas las medidas tomarán algún tiempo en tener un impacto sobre la economía real. Mientras tanto, cabe esperar un periodo de datos económicos negativos", señaló el Ecofin.

En todo caso, los ministros de Economía de los veintisiete señalaron que, aunque el déficit público aumentará en muchos países a corto plazo y algunos superarán el límite del 3% fijado en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento como consecuencia de la crisis, todos siguen comprometidos con la sostenibilidad de las finanzas públicas.

"Nos comprometemos a volver a la vía de la consolación hacia los objetivos presupuestarios a medio plazo lo antes posible, al ritmo de la recuperación económica. El estímulo fiscal coordinado irá seguido por una consolidación fiscal coordinada", resalta la declaración aprobada por los ministros.

Solbes volvió a repetir que espera que se abra un expediente contra España por déficit excesivo (se situó en el 3,4% del PIB en 2008 y alcanzará el 6,2% en 2009, según las previsiones de Bruselas) pero se mostró convencido de que la UE dará más de un año al Gobierno para corregir la situación porque el plan de estabilidad español prevé reducir el déficit estructural a un ritmo superior al 0,5% anual que exige la Comisión.

El vicepresidente económico volvió a calificar de "muy discutible" la rebaja del 'rating' de España decidida por la agencia de calificación Standard & Poor's porque no tiene en cuenta la baja deuda ni que parte del déficit público español es "temporal". No obstante, insistió en que no hay que "exagerar las cosas" porque España no obtuvo la nota 'AAA' hasta finales de 2004 y ahora no se pasa a "bonos basura" sino a 'AA+'. También dijo que pese a esta rebaja España está colocando sus emisiones de bonos de forma "muy cómoda".

Ya somos 198.334