Zapatos, botas, sofás...

FACUA reclama a las autoridades que hagan públicas las marcas de productos contaminados con dimetilfumarato

Sanidad ordena su retirada del mercado al presentar "un riesgo grave para la salud", ya que es una sustancia "nociva por vía dermal", "irritante para la piel", que puede causar "lesiones oculares graves" e incluso a concentraciones muy bajas producir "lesiones alérgicas".

FACUA-Consumidores en Acción reclama al Instituto Nacional del Consumo (INC) y las autoridades autonómicas de Salud y Consumo que hagan públicas las marcas de productos contaminados con dimetilfumarato que ya han sido localizadas. En las últimas semanas, miles de zapatos y botas han sido retirados del mercado ante su grave riesgo para la salud.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publica este miércoles una resolución del INC que recoge un "acuerdo de iniciación de procedimiento para prohibir la comercialización de calzado, sillones y cualquier artículo que por su uso va a estar en contacto con la piel que contenga dimetilfumarato". Ningún producto con esta sustancia porá comercializarse, tanto si está presente en su interior como en el embalaje.

El Ministerio de Sanidad y Consumo ordena su retirada del mercado al presentar "un riesgo grave para la salud", ya que el dimetilfumarato es una sustancia "nociva por vía dermal", "irritante para la piel", que puede causar "lesiones oculares graves" e incluso a concentraciones muy bajas producir "lesiones alérgicas".

La sustancia se envasa en bolsitas y se inserta en los brazos o asientos y la espuma de los muebles y en los envases del calzado. Los productos expuestos al dimetilfumarato quedan impregnados de éste, dado su carácter volátil. Su acción alergénica depende de la rapidez y la cantidad que puede salir de la bolsita e impregne el tapizado del sofá, de la silla o el calzado.

Francia, Suecia, Polonia y España han emitido alertas sobre sillones y calzado que contenían dimetilfumarato, a través del sistema de intercambio rápido de información de la Comisión Europea (Rapex, por sus siglas en inglés). En España se han notificado casos de eczema de contacto derivados de la utilización de la sustancia como fungicida en calzado.

La utilización del dimetilfumarato como fungicida está prohibida al no haberse notificado para su inclusión en el ámbito de la Directiva 98/8/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, relativa a la comercialización de biocidas.

El 18 de diciembre, el INC anunció la notificación a las comunidades autónomas de "la posible relación de la marca de calzado Amelia Zaragoza, fabricada en China e importada a España, con reacciones alérgicas cutáneas", debido a la presencia de dimetilfumarato.

Tras ser alertada por varios usuarios, FACUA localizó esa semana muestras de otras dos marcas de calzado, Pasite y Bellucci, que incluían bolsitas con una sustancia sin identificar, por lo que se lo notificó al INC ante la posibilidad de que se tratase de dimetilfumarato. Esta tarde el INC ha notificado a FACUA que no ha detectado dicha sustancia en ninguna de las muestras de le remitió.

El 20 de diciembre, FACUA dio a conocer que esa misma semana el Rapex incluyó una alerta de Francia sobre cuatro referencias de zapatos y siete de botas de mujer originarias de China por contener dimetilfumarato. Se trata de artículos comercializados por las firmas Cache Cache y Patrice Breal.

Las autoridades de Consumo francesas han indicado que el uso de esta sustancia como biocida puede causar irritaciones y alergias a ciertas personas, provocando picor, enrojecimiento de la piel, erupciones, quemaduras, eczema y en algunos casos, dolores articulares. Asimismo, señalan que el contacto con el dimetilfumarato, combinado con determinadas patologías, puede provocar trastornos respiratorios agudos o crónicos.

Asimismo, a finales de noviembre la red de alerta europea incluyó otra notificación de Francia sobre ocho modelos de calzado, fabricados en China y comercializados por la marca Etam, que anunció la retirada del mercado de los productos.

Ya somos 191.343