La Unión Europea baraja impulsar nuevas normas para garantizar la seguridad de los MP3 y evitar sorderas

Diez millones de europeos corren el riesgo de perder audición de forma irreversible.

La comisaria de Protección del Consumidor, Meglena Kuneva, advirtió el martes que el Ejecutivo comunitario no descarta impulsar nuevas normas para garantizar la protección de los usuarios de MP3 y móviles con reproductores de música del riesgo de pérdida de audición que conlleva su uso. Entre el 5 y el 10% de los usuarios de este tipo de aparatos de música corre el riesgo de perder audición de manera permanente si los utiliza con un volumen alto durante más de una hora al día durante al menos cinco años.

"En vista de los consejos científicos, necesitamos actuar rápidamente y examinar las normas vigentes para garantizar que le siguen el ritmo a las nuevas tecnologías y garantizar que los consumidores se benefician de los estándares de seguridad más elevados posibles", explicó Kuneva durante la Conferencia sobre Aparatos de Música Personal organizada por la Comisión Europea el martes en Bruselas.

La comisaria reconoció que aunque "ya existen estándares de seguridad europeos que restringen el nivel de ruido de los aparatos de música personal a 100 decibelios, los actuales estándares (...) sólo cubren algunos aparatos de música y hay una preocupación creciente por el daño auditivo provocado por una exposición excesiva a estos aparatos".

Posibles daños irreversibles

"También tenemos que garantizar que se informa a los consumidores de los riesgos de salud asociados a una exposición de sonido de aparatos de música personales y teléfonos móviles con la función de reproducción de música", apostilló. "El daño auditivo puede prevenirse reduciendo los niveles de sonido y duración de la exposición", recordó.

La comisaria reconoció su "preocupación" por "los 10 millones de personas en la Unión Europea que son usuarios frecuentes de aparatos de música personales con volúmenes altos que, sin saberlo, pueden estar dañando su capacidad auditiva de forma irreversible". "Muchas de estas personas son menores y adolescentes que no intuyen el peligro y por eso sus padres también tienen que ser concienciados", agregó.

Las ventas de reproductores de música personales se han disparado en los últimos años, principalmente las de lectores MP3. Se calcula que en el conjunto de la UE entre 50 y 100 millones de personas utilizan diariamente este tipo de aparatos. En los últimos cuatro años, se calcula que se han vendido entre 184 y 246 millones de reproductores audio portátiles y entre 124 y 165 millones de lectores MP3, según los datos de Bruselas.

La comisaria recalcó que lo importante es determinar si la "solución correcta" es revisar los estándares vigentes e introducir un nuevo baremo de sonido que no se podrá sobrepasar de acuerdo con la opinión científica o impulsar un nuevo estándar para que cubra todos los aparatos de audio personales y armonizar nuevas normas.

Kuneva recordó que la conferencia, a la que han asistido representantes de los Estados miembros, industria, ciencia y organismos de protección al consumidor, pretende servir de foro para examinar las medidas que se podrían impulsar para reducir el riesgo asociado al uso de este tipo de aparatos y garantizar así una mayor protección a los consumidores.

"Necesitamos garantizar que unimos fuerzas para desarrollar una solución que no perjudique a la innovación y a las opciones para el consumidor y que, al mismo tiempo, garantice que los consumidores están protegidos frente de daños auditivos y que el producto que compran y usan todos los días son seguros", concluyó.

Los expertos advierten

El Comité Científico de los Riesgos Sanitarios Emergentes y Recientemente Identificados advirtió en un dictamen publicado el pasado octubre que hasta 10 millones de europeos corren el riesgo de perder la audición de manera irreversible por utilizar reproductores de música personales (MP3) a un volumen muy alto durante un periodo prolongado.

El grupo de expertos que asesora a la Comisión alertó entonces de que los usuarios de MP3 que escuchan estos aparatos durante tan solo cinco horas a la semana a un volumen alto (por encima de los 89 decibelios) superan ya los límites de ruido autorizados actualmente en los lugares de trabajo.

Una exposición durante periodos más prolongados puede causar pérdida auditiva permanente al cabo de cinco años. Esto afecta a aproximadamente entre el 5 y el 10% de los usuarios, es decir, entre 2,5 y 10 millones de personas en la UE, según los expertos.

El dictamen subraya además que los niños y los jóvenes no se dan cuenta del daño hasta mucho tiempo después de que éste se haya producido, ya que la pérdida de oído se manifiesta a largo plazo. El daño no resulta visible inmediatamente ni a corto plazo, sino que es un daño que aparece más tarde en la vida.

Ya somos 203.747