La UE aprueba que el etiquetado de piensos incluya un listado de ingredientes a partir de 2010

Ayudará a prevenir enfermedades como el de las 'vacas locas'.

El pleno del Parlamento Europeo aprobó el jueves la modificación de las normas de etiquetado para pienso de animales con el objetivo de que a partir de 2010 se incluya en la etiqueta del producto un listado con los ingredientes que contiene, aunque no la proporción de cada uno. La composición de los piensos es un factor esencial para prevenir enfermedades como la encefalopatía espongiforme bovina, conocida como mal de las 'vacas locas'.

A partir de crisis como la de las 'vacas locas', la UE introdujo una directiva para que el fabricante informara de los ingredientes y de la cantidad exacta de cada uno respecto al peso total del producto si así lo requería el cliente. El Tribunal de Justicia de la UE (TUE) consideró que esta declaración abierta era "desproporcionada" en relación con el objetivo de proteger la salud, por lo que la Comisión propuso en 2008 sustituirla por un listado de ingredientes en orden decreciente por peso.

De este modo, el nuevo Reglamento -acordado por la Eurocámara y el Consejo en primera lectura- garantiza el derecho a la información de los compradores sin que ello implique un riesgo para la propiedad intelectual de los fabricantes de pienso para animales. Además, equipara las exigencias de etiquetado de los alimentos para animales a las que existen para los productos de consumo humano.

De acuerdo a la modificación que entrará en vigor en 2010, en caso de que un comprador pida más información sobre la composición del producto, el fabricante deberá facilitarle la proporción de cada ingrediente con un margen de tolerancia de +/-15%. El Consejo pidió inicialmente que el fabricante pudiera rechazar dar a conocer los datos en determinados casos, pero finalmente renunció a esta cláusula por la oposición de la Eurocámara a la misma.

Así las cosas, los compradores podrán pedir información adicional sobre la composición de los piensos bajo dos condiciones: que firmen una cláusula de confidencialidad y que esta información se utilice sólo en caso de peligro para la salud o el medio ambiente.

Además, las autoridades nacionales podrán pedir a la Comisión que evalúe un producto si existen dudas de los compradores respecto a la fiabilidad de los productos, por ejemplo por las propiedades nutricionales que se publiciten en anuncios. Para ello, Bruselas podrá incluso solicitar una opinión a la Autoridad Europea de Seguridad de los Alimentos (EFSA).

El ponente parlamentario en este tema, el eurodiputado alemán de Los Verdes Friedrich Wilhelm subrayó que "en el pasado, la alimentación animal ha sido causante de numerosos escándalos alimentarios, como la enfermedad de las 'vacas locas' y la dioxina". Por ello, afirmó que "el Reglamento sobre el etiquetado de los alimentos para animales es un elemento importante del sistema de prevención de enfermedades alimentarias".

Notificación de nuevos ingredientes

Otra de las novedades introducidas en la revisión de la normativa sobre piensos para animales es que los fabricantes estarán obligados a notificar inmediatamente el uso de nuevos ingredientes que no figuren en el catálogo comunitario. Estas notificaciones deberían realizarse mediante un registro on line que sería creado y actualizado regularmente por la propia industria.

La decisión de utilizar el catálogo de la UE y los códigos de conducta es voluntaria pero, una vez en uso, sus provisiones serán vinculantes.

La nueva legislación incluye una lista de materias primas prohibidas en la alimentación animal, entre las que figuran los residuos domésticos, las aguas usadas y los embalajes.

Ya somos 191.229