El 12% de los usuarios encuestados por FACUA han sufrido penalizaciones en sus recibos de la luz por supuestos excesos de consumo

La asociación reclama cambios en la normativa al obviar elementos tan importantes como la época del año, la zona geográfica, el número de usuarios de la vivienda y su equipamiento eléctrico.

El 12% de los usuarios encuestados por FACUA-Consumidores en Acción han sufrido penalizaciones en sus recibos de la luz de enero o febrero por supuestos excesos de consumo.

Recargos que en buena parte de los casos son cuestionables al aplicarse sin tener en cuenta elementos tan importantes como la época del año, la zona geográfica, el número de usuarios de la vivienda y su equipamiento eléctrico.

Por ello, FACUA reclama cambios en la normativa, que ya criticó cuando fue anunciada por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio en 2008.

28.000 usuarios encuestados

La asociación ha realizado su análisis a partir de las facturas de unos 28.000 usuarios, seleccionados entre los cientos de miles que han utilizado su herramienta para verificar los cobros irregulares de los últimos meses, en la web simuladores.facua.org.

Si los datos obtenidos por FACUA pudiesen extrapolarse al conjunto de usuarios domésticos, más de 2,7 millones habrían pagado recargos por despilfarro. Según datos de la CNE de julio de 2008, hay 22.777.816 usuarios con las tarifas 1.0, 2.0.1, 2.0.2, 2.0.3 y 3.0.1.

Pero sea cual sea la cifra real de afectados, de la que no hay datos oficiales, FACUA considera que el sistema es injusto, fruto de una normativa que impone de forma indiscriminada el pago de penalizaciones a cualquier usuario con las citadas tarifas que consuma más de 500 kWh de promedio mensual.

Recargo indiscriminado

Recargo que se aplica independientemente de que en la vivienda vivan diez personas o una sola, su equipamiento sea exclusivamente eléctrico o se comparta con calefacción a gas, esté ubicada en Andalucía o en Galicia y el consumo se produzca en invierno o en primavera.

La asociación considera que el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio debe enmendar su error, como ya ha anunciado que hará con la fallida tarifa social, y establecer un sistema de penalizaciones por exceso de consumo que contemple todos los elementos necesarios.

Desde el 1 de enero de 2009, el recargo por cada kWh consumido por encima del promedio de 500 mensuales asciende a 0,02839 euros más impuestos indirectos. Un 3,6% por encima de los 0,027403 euros vigentes cuando se implantó el sistema, en julio de 2008.

Ya somos 203.744